ALBERTA, Calgary, Canadá. Este inmenso país tiene su mejor potencial como destino turístico, en su naturaleza rotunda, multiforme, seductora y de múltiples formas de vida que se desparraman por valles henchidos de verde pinar, elevadas montañas ante las cuales solo es posible suspirar de admiración.

Es esta una nación que tiene conciencia de ese atractivo para darse el espacio que ha garantizado la preservación de su patrimonio natural mediante sus Parques Nacionales dotados de todas las facilidades y recursos para proporcionar al visitante la experiencia gran ecoturística de sus vidas, sus lagos transparentes, calmos proyectan en silencio un calmo mensaje de armonía y paz interior, sus climas fríos, sus glaciares, su verano a temperatura de 15 grados y la amplia diversidad de su flora y fauna, con especies que son míticas y cuy renombre precede a la llegada a este inmenso país del norte de América.

Canadá representa un patrimonio natural, en flora y fauna, del cual sus autoridades están conscientes y que manejan con una enorme responsabilidad, casi siempre autogestionaria. Para describir esa belleza se han tomado millones de fotografías, centenares de documentales y se han publicado.

Visitantes y periodistas de turismo extranjeros han observado que el manejo de Canadá de su patrimonio natural debe ser un ejemplo para países como República Dominicana que podría sacar mucho mayor provecho de sus destinos ecológicos.
Y en adición a esa oferta turística de paga este país ofrece lugares de acceso gratuito y de una belleza que no es posible describir.

Es uno de esos destinos amigables, con todas las facilidades para recibir familias (mesas para picnic, facilidad para cocinar el típico plato canadiense de las salchichas de estilo europeo, asadas al fuego de la lena), es el lago No me Olvides. ( Forgetmenot-pond), un pequeño lago de aguas verdiazuladas, nunca mejor nombrado.

El Forgetmenot. (No me olvides) es muy difícil de ser olvidado. Es un destino turístico gratuito como regalo de la naturaleza.

Enmarcado por una cadena de montañas, adornado con una floresta basada en el pino típicamente canadiense y ubicado a 50 minutos de Calgary (en vehículo), el estado proporciona el acceso público por entender que los ciudadanos ya han pagado con sus impuestos ese derecho.

El lago No me olvides, (Bragg Creek Kananaskis), además del espectáculo natural que es, cuenta con baños, mesas de picnic, bancos, un sendero para recorrer a pie todo el estanque, puentes de madera y otras condiciones para alojarla familia.

El sendero da vuelta al lago es plano y amigable. Es realmente fácil hasta para los pequeños y no hay grandes rocas o raíces para atravesar, por lo que es una gran caminata para nuevos caminantes y personas con problemas de movilidad.

Las vistas de las montañas circundantes son impresionantes mientras se sigue el sendero alrededor del estanque Forgetmenot.