Estados Unidos pidió el lunes a Bolivia restablecer “ya” la “credibilidad y la transparencia” del proceso electoral, tras la interrupción de la publicación de los resultados de la votación de la víspera, en la cual el presidente Evo Morales arriesga perder un cuarto mandato consecutivo.

El principal diplomático del Departamento de Estado para América Latina llamó a las autoridades bolivianas a respetar la voluntad de los electores.

El subsecretario interino de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Michael Kozak.

“Estados Unidos está observando de cerca la 1a ronda de elecciones en Bolivia, especialmente la repentina interrupción de la tabulación electrónica de votos”, tuiteó el subsecretario interino de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Michael Kozak.

“Autoridades electorales deben restaurar credibilidad y transparencia al proceso ya para que se respete la voluntad del pueblo”, agregó.

Los resultados oficiales permanecieron el domingo estacionados en 84% de los votos contados, sin explicación por parte del tribunal electoral, lo que llevó a una misión de observación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a pedir aclaraciones.

Según los resultados preliminares, Morales obtuvo un 45,28% frente al 38,16% de su más cercano contendor, el expresidente Carlos Mesa. Esto llevaría a un balotaje, ya que para ganar en primera vuelta, Morales precisa el 40% de los votos válidos y tener una ventaja de al menos 10 puntos sobre Mesa.

Morales, un excocalero y líder sindical izquierdista, ha tenido una relación difícil con Estados Unidos, especialmente por los pedidos de Washington para detener el tráfico de drogas.

El mandatario, de 59 años, busca un controvertido cuarto periodo luego de verse favorecido por un fallo del Tribunal Constitucional que lo habilitó en 2017 para la reelección indefinida, alegando que se trata de su derecho humano, un año después de perder un referendo que consultaba a la población sobre el tema-