El presidente boliviano, Evo Morales, denunció este sábado que la casa de su hermana en la región de Oruro (sur) fue incendiada por “grupos irregulares” en el marco de un plan para derrocarlo.

“Denunciamos y condenamos ante la comunidad internacional (..) que el plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares que incendiaron la casa de gobernadores de Chuquisaca y Oruro y de mi hermana en esa ciudad”, escribió el mandatario en su cuenta Twitter.

Imágenes que circulan en las redes muestran la vivienda de Esther Morales, hermana mayor del mandatario, ardiendo parcialmente después de que una turba le prendiera fuego.

La casa de Víctor Hugo Vásquez, gobernador de Oruro (sur del país), fue atacada también por presuntos opositores que la incendiaron.

Y en Sucre, la capital de Bolivia, la casa del gobernador del departamento de Chuquisaca, Esteban Urquizo, también fue parcialmente incendiada.

El país es escenario de protestas multitudinarias, paros y episodios violentos, que han dejado tres muertos desde los comicios del 20 de octubre, en los que Morales obtuvo la reelección a un cuarto mandato de cinco años, y que la oposición ha denunciado como fraudulentos.

La oposición, fortalecida por un motín policial, exige desde hace días la renuncia del presidente.