Los precios internacionales del petróleo terminaron a la baja el miércoles, afectados por un informe que muestra un fuerte aumento en las reservas de productos refinados en Estados Unidos y un aumento en la producción de oro negro en el país a un nivel récord.

La firma de un acuerdo comercial que prevé que China compre a productores estadounidenses 52.400 millones de dólares más en productos energéticos que en 2017 no fue suficiente para ajustar completamente los precios.

En Londres, el barril de crudo Brent del Mar del Norte para entrega en marzo cayó 49 centavos, un 0,8%, para terminar en 64,00 dólares.

En Nueva York, el barril de crudo “light sweet” (WTI) estadounidense para entrega en febrero perdió 47 centavos, o sea 0,7%, con lo cual cerró en 57,81 dólares.

Al ganar 0,5% y 0,3% respectivamente, Brent y WTI habían experimentado un nuevo y bienvenido aliento el día anterior tras cinco sesiones consecutivas de retroceso.

Pero el miércoles, los precios comenzaron a caer nuevamente y aumentaron sus pérdidas cuando se publicó el informe semanal de la Agencia Estadounidense de Información de Energía (EIA) sobre el aumento de las existencias de EEUU por encima de lo previsto.

“No es normal en esta época del año ver aumentar las existencias de combustible para calefacción”, comentó por ejemplo Robert Yagwer, de la consultora Mizuho.