Las autoridades de Singapur anunciaron este viernes el cierre de las fronteras a todos los viajeros procedentes de China para protegerse contra la propagación del nuevo coronavirus.

Singapur, que hasta ahora había prohibido la entrada en su territorio únicamente a las personas procedentes de la región de Hubei, refuerza así drásticamente sus medidas de protección después que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó la epidemia de “emergencia internacional”.