Ahora mismo todo está en calma, pero de repente comienza a temblar la tierra, todo se mueve, la gente entra en pánico y no sabe qué hacer. En  cualquier momento en el país podría generarse un terremoto superior a los 7 grados de magnitud, debido a la cantidad de energía acumulada por el roce de las placas tectónicas del Caribe y de Norteamérica.

Esta es la advertencia de la  Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), a través de su Centro Nacional de Sismología, con el propósito de alertar a la ciudadanía y dar recomendaciones para que esté preparada ante un movimiento telúrico de gran magnitud y sepa qué hacer en este caso.

El vicerrector de Extensión de la UASD, Antonio Medina, indicó al periódico El Caribe este miércoles que el propósito no es alarmar a la población, sino más bien advertir y dar recomendaciones para que en caso de un sismo se puedan preservar las vidas humanas.

En ese sentido, el director del Centro Nacional de Sismología, Ramón Delanoy, explicó que todavía hay bastante energía acumulada, suficiente para que se produzca un fuerte sismo en la región, pudiendo ser en la República Dominicana.

El  geólogo sostuvo que la  energía de un sismo de magnitud 8 grados Richter equivale a un millón de sismos de 4.0 y a mil de magnitud 6 grados Richter y que esto no ha sucedido por lo que hay bastante energía acumulada capaz de acelerar otra gran ruptura lo que  se manifestaría como un fuerte terremoto.

“Consideramos que la población debe ahora más que nunca comenzar a preparase por si ocurrirse en territorio dominicano, agotando medidas preventivas, como son mejoras de sus viviendas”, expresó Delanoy.

Ente las recomendaciones que realiza para prevenir el menor daño posible están agregar refuerzos a las viviendas, levantando mejor las edificaciones y exigiéndole a las empresas constructoras reforzar las estructuras para que puedan soportar los embates de las ondas sísmicas de al menos 7.0 grados Richter.

Asimismo, exhortó al Estado comenzar a reforzar las escuelas y las edificaciones gubernamentales que poseen muchas debilidades estructurales, así como las instituciones privadas que brindan servicios a una gran cantidad de la población.

El titular del sismológico de la UASD  también sugirió a las instituciones públicas y privadas capacitar a todo su personal para que éste lo haga en el seno familiar, con el fin de disminuir el riesgo y evitar pérdidas humanas por la falta de conocimiento.

“El objetivo fundamental es expresar la preocupación que tiene la Universidad Autónoma de Santo Domingo sobre la necesidad de que las instituciones públicas y privadas, así como la población en sentido general, presten atención a los fenómenos sísmicos que han ocurrido y pueden ocurrir en la República Dominicana”, manifestó Delanoy.

Sistema de alerta temprana

El vicerrector Antonio Medina señaló que desde la casa de altos estudios se está haciendo todo lo posible para dar estricto seguimiento a la actividad sísmica producida en el país  y en áreas cercanas, a los fines de que población pueda tener acceso informaciones fidedignas sobre los temblores que afectan territorio nacional.

Indicó en su afán por modernizar aún más los equipos con que cuenta el Centro Nacional de Sismología, la UASD formuló una propuesta para la adquisición de un sistema de alerta temprana, el cual podría prevenir a la población y a las instituciones de un terremoto en proceso, antes de que lleguen las primeras ondas de un temblor.

Sin embargo, dijo  que no han recibido apoyo con está propuesta.