En momentos en que la campaña presidencial de Estados Unidos comienza a entrar en calor, la Casa Blanca continúa mirando hacia atrás, comparando el historial económico del presidente Donald Trump con el de su predecesor, Barack Obama.

El gobierno de Trump publicó el jueves el Informe Económico del presidente, que en el que afirma una gran mejora en todos sus indicadores con respecto a la administración anterior.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (I) y el expresidente Barack Oba

Las políticas de Trump produjeron un crecimiento económico que “no es una continuación de la expansión después de una gran recesión”, según Tomas Philipson, director interino del Consejo de Asesores Económicos.

A pesar de las numerosas proyecciones en 2016 de que la economía de Estados Unidos se desaceleraría en este momento, “la economía de Trump ha destrozado esas proyecciones en casi todas las dimensiones”, dijo Philipson a periodistas.

A diferencia de Trump, Obama asumió la presidencia con la economía estadounidense cayendo en picada tras un retroceso del crecimiento de cuatro trimestres consecutivos.

Bajo el gobierno de Trump, Estados Unidos entró en un récord de 11 años de expansión, y Philipson aseguró que el plan del presidente, que incluye recortes de impuestos y desregulación, se lleva el crédito.

La economía de 21 billones de dólares creció un 2,3% el año pasado en comparación con el 2,9% de 2018 en medio de innumerables conflictos comerciales, especialmente con China, que según los economistas restringen las inversiones.

Aún así, el informe de la Casa Blanca proyecta que la economía crecerá un 3,0% o cerca de esa tasa hasta 2030, aunque Philipson reconoció que el pronosticó asume que se implementarán todas las políticas del presidente, algo muy poco probable pues el mandatario solo puede aspirar a un segundo mandato.

La tasa de desempleo en Estados Unidos se ubica en 3,6%, un mínimo en casi 50 años, con pocos reclamos de desempleo entre minorías, y según Philipson, bajo la administración Trump se crearon casi siete millones de puestos de trabajo.

Sin embargo, bajó el promedio de creación de empleo mensual y es mucho más lento que en los últimos tres años de la administración de Obama, con un promedio de 175.000 mensual en 2019, contra 195.000 en 2016, el año previo a que Trump asumiera el cargo.

Fuente: AFP

¿Usted qué opina?