Desafiando las normas del distanciamiento social, que buscan disminuir los contagios por EL COVID-19, cientos de personas acompañaron al Peregrino de Villa Altagracia a llevar una cruz en la playa del malecón de esta ciudad, bajo un candente sol proclamando que a partir del lunes la enfermedad comenzará a desaparecer del país.

Hombres mujeres y niños levantaban sus manos y coreaban la canción “Paz en la tormenta”, que resonaba en una disco light que los acompañó hasta el último tramo del recorrido, unos 18 kilómetros aproximadamente desde Maimón hasta la playa conocida popularmente como la “Playa de Camacho, en la parte alta de esta ciudad.

Indica el periódico Listín Diario que durante la caminata se tomaron las previsiones de lugar, por lo que al menos tres unidades de la Policía Nacional, miembros de una empresa de seguridad privada que regularmente da servicios gratuitos a eventos culturales y religiosos, una ambulancia, por si se presentaba algún inconveniente, resguardaban a los participantes.

Mientras el tránsito en ese tramo del malecón se hacía difícil por la aglomeración de personas que caminaban a pie, así como en pasolas y motores.

En el malecón se observaron  personas con imágenes de santos y rosarios  que rezaban y levantaban sus manos mientras el peregrino rezaba dentro del agua, sin que pudieran siquiera escuchar sus oraciones, ya que no tenía micrófono en el lugar donde se encontraba. Una parte de las personas directamente dentro del agua, otros en la arena y otro grupo mirando desde el muro del malecón observaban la acción.