La crisis de la pandemia de coronavirus podría hacer caer a más de 86 millones de niños en la pobreza para fin de año, según un estudio conjunto de la ONG Save the Children y UNICEF.

Si se cumple esta previsión, en el mundo habrá 672 millones de niños afectados por la pobreza, un aumento del 15% respecto al año anterior, dijeron las dos organizaciones en un comunicado el miércoles. 

Casi dos tercios de estos niños viven en la África subsahariana y el sur de Asia.

El aumento de niños afectados por la pobreza ocurriría principalmente en Europa y Asia Central, según el estudio, basado en proyecciones del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y datos demográficos en un centenar de países.

“La magnitud de las dificultades financieras que enfrentan las familias amenaza el progreso logrado durante años para reducir la pobreza infantil”, dijo Henrietta Fore, directora de UNICEF, citada en el comunicado de prensa.

Con una acción inmediata y efectiva, “podemos contener la amenaza de la pandemia que se cierne sobre los países más pobres y algunos de los niños más vulnerables”, dijo Inger Ashing, directora de Save the Children.

Los niños son “muy vulnerables a los períodos de hambre, aunque sean cortos, y a la desnutrición, ya que pueden afectarlos toda su vida”, advirtió en el comunicado de prensa.

Las dos organizaciones piden a los gobiernos que amplíen la cobertura de seguridad social y alimentación escolar para limitar los efectos de la pandemia.