Nuevo cargador inalámbrico de Samsung desinfecta tu móvil con rayos ultravioleta mientras lo cargas

Lo último de Samsung es un dispositivo muy acorde con los tiempos que corren. se trata de un cargador inalámbrico en forma de estuche. ¿Por qué hacerlo cerrado? Pues porque además de cargar tus auriculares Earbuds o tu Samsung Galaxy, el accesorio lo bombardea con luz ultravioleta para desinfectarlo.

El dispositivo tiene dos lámparas ultravioleta que higienizan el móvil por arriba y por abajo, un proceso que dura 10 minutos. Al mismo tiempo, y si el móvil que has metido es compatible con carga inalámbrica, va cargando la batería. El proceso de carga continúa aunque la desinfección haya acabado y es interesante hacer constar que el dispositivo también puede desinfectar otros objetos pequeños como gafas. El tamaño interno del habitáculo es de 196 x 96 x 33 mm.

¿Por qué la luz ultravioleta de dispositivos como este no se usan regularmente para limpiarnos las manos? Pues porque es una manera muy rápida y estúpida de contraer cáncer de piel. Como explican en Cnet, hay tres tipos de radiación ultravioleta: A, B y C. Los dos primeros tipos son los que llegan a nosotros desde el Sol y de hecho pueden provocar quemaduras, envejecimiento de la piel y hasta cáncer si nos exponemos en exceso a ellos. El tercer tipo es el UV-C. Es el más energético y también el más peligroso por su mayor capacidad para romper las cadenas de ADN o ARN en las células de los seres vivos. El sol también lo emite, pero por fortuna no llega a nosotros gracias a nuestra atmósfera que nos sirve de escudo.

Los dispositivos de desinfección suelen usar lámparas de radiación UV-C. El cargador de Samsung no lo especifica, pero es probable que también lo haga. Esa es la razón por la que no es posible encender las lámparas cuando el dispositivo está abierto ni usarlo sobre nuestra piel.

En cuanto a su efectividad sobre el coronavirus, no hay estudios que aseguren al 100% que la radiación UV-C es efectiva contra el SARS-CoV-2, pero los indicios apuntan a que sí desactiva el patógeno rompiendo su cubierta protectora. De todos modos usar un estuche de desinfección como este no nos exime ni de usar mascarilla ni de lavarnos las manos. Es solo una medida de protección adicional. Samsung, de hecho, no es la primera en lanzar un cargador inalámbrico con desinfección. Mophie (arriba) tiene un dispositivo similar, solo que carga por fuera del compartimento de desinfección.

Fuente: Gizmodo