¡Descúbrelo! Todo lo que necesitas para una marca exitosa

El universo comercial esta repleto de posibilidades. Para cada tipo de consumidor hay montones de ofertas de productos y servicios, que combaten en el mercado por ganar cada vez más participación.

Si estás pensando en lanzarte de lleno en el mundo del emprendimiento con tu propia marca, es importante que tengas en consideración una serie de aspectos que te ayudarán a darle identidad, cohesión, forma y una oferta concreta y atractiva. Herramientas como las plantillas web gratis pueden resultar muy útil para darle profesionalismo y seriedad a tu marca.

Según indica Daniela Quijada el portal Supercurioso, otro de los puntos fundamentales es la identidad visual. No importa si empezarás con un gran local y una inversión grande, o si tus primeros pasos serán desde tu hogar y haciendo mano de herramientas virtuales, lo fundamental es la visión a largo plazo que le imprimas al proyecto. Si desde el primer momento lo visualizas como algo grande y exitoso, serán mayores las posibilidades de hacerlo crecer.

La forma en que te presentes a tu público objetivo es fundamental para captar su atención. En este sentido, este creador de logos puede ser una herramienta fantástica para ayudarte a llegar a la imagen ideal. Acompáñanos a descubrir todos los secretos para tener éxito con tu marca.

Los principales secretos para una marca exitosa

El nombre de la marca y su logo

Partimos de una base: tu público objetivo retendrá en su memoria lo primero que le muestres sobre tu marca. De ti depende que la impresión dure unos pocos segundos, o permanezca en el tiempo. El nombre y el logo de tu marca deben convertirse en algo memorable, simbólico, pulcro y preciso. Lo ideal es que condense la esencia y la energía de tu oferta comercial, su personalidad y el producto o servicio que quieres comercializar.

Un buen nombre para una marca es aquel que es sencillo, fácil de pronunciar y de recordar, y que evoca sensaciones positivas. De igual forma, el logotipo puede integrarse por un texto, una imagen gráfica o la combinación de ambos, que representan a la marca. Un buen logotipo es aquel que puede ser entendido de manera sencilla, que es práctico, consistente, adaptable, atractivo y sustentable en el tiempo.

Crea tu página web

En el mundo de hoy, lo que no está en Internet no existe. Esta es una premisa que debes tener muy clara a la hora de diseñar tu marca. Dentro de tu estrategia de negocios debes incluir el diseño de un sitio web, que transmita información con claridad y responda a las intenciones de búsqueda y necesidades de tu público objetivo. Apuesta a lo original, a lo novedoso y deslumbrante, sin perder la claridad de tu oferta.

También es vital que consideres el tipo de negocio que iniciarás, y las necesidades particulares de la web que deberás hacer. Por ejemplo, si empezarás con un servicio de consultoría en recursos humanos, es importante que hables de la personalidad de tu marca, de su esencia, sus valores y los vínculos profesionales que has podido desarrollar. Si en cambio, emprenderás con una marca de bolsos o accesorios, es fundamental que incluyas en el diseño de tu página web, una sección de compra online.

Identifica tu valor diferencial

Imagina que estás iniciando con una marca de ropa para chicas. En el mundo, en tu país y en tu ciudad encontrarás millones de competidores, que ofrecen productos similares a los que tu estás deseando posicionar. ¿Por qué tus potenciales clientes deberían escoger tu marca, antes que cualquiera de la competencia? En la respuesta a esa pregunta está la clave de tu valor diferencial. ¿Qué es lo que hace única a tu marca? ¿El estilo, el diseño, los materiales, la confección? Precisa cuál es el valor diferencial de tu oferta, y conviértelo en un disparador de ventas.

Define tu target

De nada te servirá tener el mejor producto o un servicio estrella, si no se lo muestras al público indicado. ¿Te imaginas tratando de posicionar una marca de pinturas de uñas de colores flourescentes, a un público de mujeres de entre cincuenta y sesenta años? Quizás consigas algunas clientas, pero seguro serán muchas menos que si apuestas a un público adolescente y juvenil. La claridad sobre quien va dirigido tu producto, es tan importante como su construcción en sí.

¡Haz publicidad!

Lo mismo que con el caso anterior: de nada te servirá tener una marca sólida, con una imagen coherente y atractiva, y un producto o servicio de calidad que la sustente, si no encuentras la forma de hacer que las personas la conozcan. En este sentido, los cambios que han ocurrido en la industria publicitaria en los últimos años, le abren una puerta a los emprendedores, para acceder al universo publicitario.

No es necesario que hagas enormes inversiones en cuñas de televisión o anuncios de prensa. Con una óptima presencia digital puedes hacer escalar tu negocio de forma exitosa. Una buena página web, publicidad online en buscadores, en otros sitios web referentes del rubro o en redes sociales son algunas de las herramientas que harán despegar tu marca y sostenerla en el tiempo.