Los besos de café de Liuba María Hevia

Los ojos de un verde oliva intenso y suave y la sonrisa sin igual de Luiba María Hebia, nos recibe junto a un café husmeante. Es una mujer hermosa, más allá de lo físico en cuyo rostro radica una paz comprensible y única.

Y junto a ella toda una trayectoria singular y que sienta un precedente: es una de las figuras femeninas de mayor trayectoria latinoamericana, aún sin contar con los mecanismos de despliegue mediático de los nombres que privilegia el mercadeo consumista de la música de cualquier valor.

Confiesa que aún cuando llega para promover su disco más reciente: “Besos de café”, el país no es una parada en una estrategia de promoción, porque desea tener en Dominicana, un país de residencia, junto a Cuba.

“Amo República Dominicana, porque es residencia de afectos cultivados. Porque está aquí parte de mi historia, con principios y finales, pero están. No es frase manida de las que usan los artistas para granjearse simpatías y lograr ventas o conciertos.

No. Amo este país y mi aspiración es poder radicarme aquí y compartir mi estancia con la de La Habana. Tengo demasiadas dimensiones de afecto maravilloso cultivadas al tono y clima de lo dominicano”.

Refiere que más que promover un disco, se encuentra aquí por estar con tantas personas que quiere, un conglomerado humano que la acompaña en las convocatorias cuando canta y al que está unida por el interés del arte.

Refiere que se encuentra en el país para contar lo que está haciendo, entre las cuales está su más reciente disco con temas escritos en confinamiento, pero que no son del tema del encierro.

Cronista de señales

Se confiesa como cronista, pero no de lo que sucede, sino de las señales que manda la vida en formas sutiles. “Mi disco nuevo se llama ‘Besos de Café’. Soy adicta al café. Lo heredé de mi madre. Tomo el café en cafetera (greca) hecho fuerte. Como digo en la canción Me busca, soy adicta al café y a las verdades. Es una producción esperanzadora y amorosa”.

Trabajo por la niñez

La Embajadora de Unicef de Buena Voluntad ante los niños, dice que trabaja para la niñez porque es el público más maravilloso, crítico, transparente y sincero, ante el cual muchos artistas no desean actuar.

Sostiene que el infantil es un espectador marginado y subestimado.
Algunos artistas creen que deben descender hasta un nivel de producción tipo Disney y usando diminutivos.

“No se trata de ‘bajar’ a los niños. Es darse cuenta de que hay que ‘subir’ hasta ellos. Los niños tienen criterios estéticos sin el maquillaje ni hipocresía de los adultos. Saben juzgar y se dan cuenta cuanto el arte que se les ofrece, les respeta”.

UN APUNTE

¿Quién es?
Liuba María Hevia es poeta, compositora y cantante caribeña, nacida en Cuba. Dotada de una de las voces más hermosas, es una de las más altas representantes de la cultura cubana contemporánea. Es la más importante cantautora de su país en la actualidad.

Una creadora de textos de altísimo componente poético. Parte de la Nueva Trova desde los 90, ha resultado la figura femenina más consistente en forma estética y contenidos de ese movimiento.