La pandemia también afecta a la célebre subasta de atún rojo en Japón

La subasta de atún de Año Nuevo en Tokio concluyó el martes sin las pujas habituales, pues el “Rey del atún” de Japón se abstuvo de hacer sus habituales ofertas astronómicas para comprar el pescado estrella al considerar que la pandemia ha sumido en una crisis a los restaurantes.

La pieza más cara del día -un atún rojo de 208 kg de peso pescado en la región septentrional de Aomori, conocida por la calidad de sus túnidos-, la compró otro postor por 20,84 millones de yenes (165.000 euros, 202.000 dólares).

Solo es una parte mínima de lo que el empresario especializado en sushi y autoproclamado “Rey del atún” Kiyoshi Kimura ha desembolsado en los últimos años para obtener la publicidad que acompaña a la compra del atún más apreciado en esta subasta anual.

El año pasado, Kimura pagó 1,5 millones de euros (1,84 millones de dólares) por un atún rojo de 276 kg y, en 2019, pagó el precio más alto de la historia por una pieza de 278 kg: 2,7 millones de euros (3,3 millones de dólares).

Sin embargo, Kimura dijo que este año quería dar muestras de contención ya que la pandemia de coronavirus ha generado muchas dificultades a los restauranes y a otras empresas.

“No he hecho la oferta más alta este año porque es momento de controlarse”, declaró a los periodistas reunidos para verle tras la subasta organizada antes del alba en el mercado de pescado de Toyosu.

“No creía que era apropiado hacer fiesta en esta ocasión”, dijo. Kimura utiliza también sus compras para garantizarse una cobertura mediática nacional para él y para su popular cadena de restaurantes de sushi.

Habitualmente, después de pagar el precio más alto en la subasta y llevarse la pieza ganadora a uno de sus restaurantes, corta el pescado en filetes con un inmenso cuchillo que parece un sable, los convierte en sushi y los sirve a los clientes sin hacerles pagar un suplemento, todo ello ante una nube de cámaras de televisión.

El atún más caro este año lo compraron, conjuntamente, el célebre mayorista Yukitaka Yamaguchi, invitado habitual de los platós de televisión, que suministra a los mejores restaurantes de sushi, y una importante empresa de alimentos, según la prensa local.

Para la subasta de este año, los mayoristas de pescado llevaban mascarillas y se desinfectaron las manos antes de examinar la textura de la cola del túnido, oliéndolo e incluso probando algunos pedazos.

Los espectadores no estaban autorizados a asistir a este acontecimiento que tiene lugar en el mercado de Toyosu, después de que el célebre mercado de pescado de Tokio se fue de su antiguo sede en Tsukiji en 2018.