Dantas Bezerra revela que Odebrecht realizó pagos a Víctor Díaz Rúa y Ángel Rondón

Este lunes el testigo Mauricio Dantas Bezerra dijo en estrado que Odebrecht realizó pagos por algunos millones de dólares que eran destinados al imputado Víctor Díaz Rúa.

El abogado Dantas Bezerra representó a Odebrecht en el acuerdo firmado con el Ministerio Público en 2017, en el que la multinacional se comprometió a pagar US$184 millones por los daños y perjuicios causados al Estado con el pago de sobornos.

Dijo que los pagos a Pittaluga fueron realizados a través del sector de operaciones estructuradas de Odebrecht a través de cuentas Offshore de las empresas Lachan, Conansa y Newport, “una de esas fue para el señor Conrado Pittaluga”, según el testigo.

También dijo que se realizaron pagos a Ángel Rondón Rijo, principal imputado por los sobornos de los US92 millones de dólares.

Luego que Dantas Bezerra concluya, expondrán los testigos Rodrigo Maluf Cardoso, Marcelo Hofke y María Eugenia Batista.
Encuentro en el baño

Un encuentro inusual se dio este lunes durante un receso del juicio por los sobornos de Odebrecht entre el testigo Mauricio Dantas Bezerra y el imputado Conrado Pittaluga.

Indica el periódico Diario Libre que el intercambio se produjo en unos de los baños del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, en momentos en que las juezas del Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional ordenaron un receso, permitiendo al testigo ir al baño.

Tan pronto Dantas Bezerra salió del tribunal, el abogado Conrad Pittaluga le siguió rápidamente y entró al baño donde había ido el testigo.

Luego que se dieron cuenta de que la prensa estaba en las afuera del baño, salió tanto el abogado Conrad Pittaluga así como el imputado Conrado Pittaluga y posteriormente el testigo Dantas Bezerra.

Este acontecimiento se da en momentos en que el brasileño Mauricio Dantas Bezerra está siendo interrogado en el tribunal, en donde ha identificado a Conrado Pittaluga y a Ángel Rondón como las personas a las que se les realizaban pagos, los cuales supuestamente eran utilizados para entregar a congresistas y funcionarios a cambios de conseguir contrataciones de obras estatales para Odebrecht.