“Ahí viene el carrusel” frase de un hombre para anunciar la muerte de pacientes con covid

En el mismo hospital ayer lunes falleció la señora Pura Concepción Báez de 78 años pero no se registró en el boletín número 299 correspondiente al día de ayer.

Momentos en el que un camillero del hospital Moscoso Puello se disponía a buscar un cádaver a la unidad de COVID-19. Foto: Laura Castillo.

Como niños en la escuela todos se mantenían este martes en atención y mirando hacia la unidad de Covid-19 del hospital Francisco Moscoso Puello esperando saber del estado de sus familiares afectados por el virus hasta que alguien dijo: “ahí viene el carrusel”, frase terrorífica ya conocida por los visitantes.

Al escuchar la voz de alerta, casi al mismo tiempo, todos giraron la cabeza a la izquierda para ver la temible entrada del “carrusel”. Nombre que le asignaron a la camilla que tiene un cajón de metal con forma de pentágono donde trasladan los fallecidos.

Un señor que vestía con ropa oscura fue el primero que alcanzó a ver el cajón y posteriormente expresó en voz alta lo que veía venir, es decir, el famoso carrusel que casi siempre estrena un cadáver.

Faltando minutos para las 12:00 del mediodía ya los familiares de dos parientes ingresados sabían que se habían muerto a causa del coronavirus.

Indica Laura Castillo en siu reporte para el Listin Diario que al concurrir todos días el hospital ya los visitantes se conocen y unos a otros se consuelan sobre el estado del familiar interno, lo que algunos responden que “está mejorando” o que simplemente “se murió”.

En medio de la esperanza de una evolución favorable, reciben la dura noticia de que no superó el coronavirus.

Sin ánimos ni ganas de caminar, una señora acompañada de un señor que la sostenía de un brazo, le dijo a otra que su pariente había muerto.

La persona que se interesó en saber cómo estaba el pariente de la señora se percató de que no había buenas noticias por la cara de tristeza que mostraba.

“Sí, se murió”, dijo la señora momentos en el que se colocó un puño en el pecho y apretó los ojos para afirmar la noticia y dar gracias por el pésame.

Se despidió de su amigo temporal y caminó con la cabeza afincada en el hombro del señor hacía su vehículo para marcharse del lugar asegurando un papel amarillo que parecía ser la acta de defunción.

Otros familiares esperaban el cadáver de una mujer de 27 años, afectada por el virus y que le dio un paro cardíaco mientras estaba ingresada en la unidad de cuidados intensivos del centro médico, según contaron los demás visitantes que habían escuchado cuando les informaron sobre el fallecimiento.

Un poco confundido un señor de baja estatura preguntaba por una funeraria que hay en las afueras del centro médico.

En el mismo hospital ayer lunes falleció la señora Pura Concepción Báez de 78 años, pero no se registró en el boletín número 299 correspondiente al día de hoy donde aparecen cero defunciones notificadas y 1,506 nuevos contagios en el país.