La Guardia Nacional desplegada en Washington empieza a llevar armas

Las tropas de la Guardia Nacional estadounidense desplegadas en Washington empezaron el martes a llevar armas en las calles de la capital, un cambio radical a una semana de la investidura del presidente electo, Joe Biden, comprobó un fotógrafo de la AFP.

Esos efectivos se movilizaron en un principio para brindar apoyo logístico a la policía de Washington.

El lunes, el general Daniel Hokanson, jefe de la oficina de la Guardia Nacional en el Pentágono, indicó que aún no habían sido autorizados a llevar armas.

Autorizar a la Guardia Nacional a desplegarse armada y a realizar arrestos sería un “último recurso” si la situación de seguridad se saliera de control, dijo entonces Hokanson.

El cambio de este martes no ha sido explicado por las autoridades, y la Guardia Nacional en Washington se negó a hacer comentarios.

Pero expertos en seguridad señalaron que los seguidores más extremos del presidente Donald Trump, que al igual que él niegan su derrota en las elecciones de noviembre, habían prometido en redes sociales recurrir a la violencia en la capital y otras ciudades del país.

Ya hay 6.200 integrantes de la Guardia operativos en Washington y se prevé un total de 10.000 para el próximo fin de semana, mientras que otros 5.000 podrían sumarse el día de la investidura de Biden, el 20 de enero.

El Pentágono y la Guardia Nacional -fuerza de reserva- fueron criticados por su respuesta lenta el miércoles pasado, cuando la sede del Congreso de Estados Unidos, el Capitolio, fue invadida por miles de seguidores de Trump que desbordaron a un cuerpo de seguridad del recinto sin personal suficiente ni preparación adecuada. El caos desatado dejó cinco muertos.

Pero según funcionarios del Pentágono, la Guardia Nacional fue convocada tarde y sin disponer de un equipo antidisturbios.