Google sabe bastante sobre nuestros gustos, sobre lo que buscamos, estudiamos o deseamos, y ese conocimiento es el que utiliza para mostrar anuncios personalizados. Toda esa información se basa en un perfil personal que Google tiene sobre cada uno de nosotros, y hay una página que ayuda a tener una idea de cómo es ese perfil.

La explicación en este vídeo.



Como ves, todo se basa en la página adssettings.google.com. Allí es posible ver cientos de categorías de diversos temas, categorías que atraen nuestra atención según Google.



El caso es que nadie es perfecto, y Google tampoco lo es. A veces podemos buscar algo en Google por motivos muy diferentes al del interés, puede ser simplemente obligación. El hecho de que busque un problema de piel no significa que lo tenga o me interese, puede ser que lo haya visto en una película y haya sentido curiosidad, lo que no justifica recibir anuncios de pomadas durante las siguientes semanas.

Entérate más:  Las nuevas reglas de Instagram


Es por ese motivo que Google ofrece la posibilidad de activar o desactivar las categorías existentes, para que los anuncios que veamos se encajen en lo que queremos ver, haciendo así más útil nuestra sesión de navegación diario.

Si prefieres que los anuncios no se enfoquen en nuestro perfil, siempre puedes desactivar las categorías allí existentes, pero eso no borra nuestro perfil, simplemente lo desvincula de la publicidad que aparece en los anuncios que ves en el día a día.