Así será Voyager Station, el primer hotel espacial que abrirá en la estratosfera

El hotel espacial Voyager Station estará en órbita en 2027.

En la carrera por conquistar el espacio se ha sumado este proyecto de The Gateway Foundation, un hotel a medio camino entre un crucero en órbita terrestre y una ciudad espacial con todas las comodidades para pasar desde una semana a meses… o residir de forma permanente.

Instalaciones de 50.000 metros cuadrados, habitaciones, villas y suites para 440 personas, restaurantes, bares, gimnasios… Hasta aquí, este nuevo hotel de lujo no tendría nada de excepcional. Si no fuera porque tendrá una sexta parte de la gravedad terrestre y orbitará en la estratosfera.

Una de las suites de la Voyager Station.

La Fundación Gateway ha anunciado que tiene la intención de inaugurar el primer hotel en el espacio, llamado Voyager Station, en 2027. El Voyager será construido por la compañía Orbital Assembly Corporation, que se describe a sí misma como “la primera empresa de construcción espacial a gran escala del mundo”.

La Voyager Station contendrá distintas de opciones de alojamiento, con villas de 500 metros cuadrados que estarán disponibles para ser alquiladas por una semana, un mes o permanentemente. Estas villas tendrán espacio para 16 personas junto con tres baños e instalaciones para cocinar. Además de las villas, la estación espacial contará con suites de hotel de 30 m2 que contarán con camas para dos personas y baño privado.

Entérate más:  Dejan herencia a George W. Bush y el príncipe Carlos
El módulo para practicar deportes de baja gravedad.

INTERIORES ACOGEDORES Y NATURALES

La estación se diseñará para tener la “sensación de un hotel de lujo“, con interiores cómodos alejados del aséptico aspecto futurista que a menudo se muestra en películas como 2001: A Space Odyssey (1968). A diferencia de los interiores blancos y desnudos del largometraje de Stanley Kubrick, el Voyager contará con materiales y colores naturales.

Como el hotel espacial tiene gravedad (la forma de anillo giratorio le dará a la estación una gravedad equivalente a una sexta parte de la de la Tierra), los huéspedes deben esperar una experiencia similar a la de visitar un hotel de alta gama, con restaurantes de alta gastronomía y un bar de tres niveles con una fuente de agua que “aparentemente” desafiará las leyes de la física.

El gran hit será posiblemente el módulo de actividades y gimnasio, con techos de siete metros de altura para los juegos de baja gravedad. Por la noche se utilizará como sala de conciertos donde “los músicos más grandes de la Tierra harán vibrar la estación mientras esta recorre el planeta”.

Entérate más:  Libro sobre “El método de hacer el amor” se vende como pan caliente en la pulga

EXPERIENCIA ACCESIBLE PARA TODOS
La estación Voyager estaba originalmente planeada para abrir en 2025, pero a causa de la pandemia la inauguración se ha retrasado a 2027. Con sede en Alta Loma (California), la Fundación Gateway comenzó este proyecto en 2019 bajo el nombre de Estación Espacial Von Braun, ahora rebautizado como Voyager.

Fundada por un equipo multidisciplinar que incluye pilotos de aviación, ingenieros y arquitectos, la fundación nació con el objetivo de desarrollar una industria de construcción espacial competitiva, en el que se enmarca el hotel Voyager.

El arquitecto de Gateway, Tim Alatorre, sostiene que el objetivo del proyecto es hacer que el espacio sea accesible para todos: con el tiempo, ir al espacio será otra opción para disfrutar de las vacaciones, como subir a un crucero o visitar Disney World, aunque los precios iniciales serán altos, al menos durante los primeros años.

CARRERA POR EL TURISMO ESPACIAL
Orbital Assembly Corporation ha revelado más detalles sobre la estructura y construcción del hotel. El primer elemento que se construirá será una estructura anular central no presurizada que contendrá el centro de acoplamiento en su centro.

Entérate más:  Creador del lápiz BIC cumple 100 años

A continuación, la armadura del anillo exterior de 200 metros de diámetro se ensamblará y conectará al anillo central mediante una red de radios. Este anillo apoyará los 24 módulos donde se ubicará el hotel, restaurantes, bares, gimnasios, alojamiento de la tripulación y módulos de investigación científica.

Pero la Voyager no es el único proyecto de turismo espacial. Varios estudios están trabajando en iniciativas como el crucero por la estratosfera en un globo de alto rendimiento de la compañía inglesa de transportes PriestmanGoode; el vuelo suborbital en una nave espacial de Virgin Galactic o las cápsulas presurizadas para cinco pasajeros de la empresa española EOS-X Space.