EEUU recibe indemnización de Sudán por atentados de Al Qaida en 1998

Photo by Aaron Kittredge from Pexels

Estados Unidos confirmó el miércoles el pago por Sudán de 335 millones de dólares de indemnización para las víctimas de atentados del grupo yihadista Al Qaida en 1998 y se mostró dispuesto a “abrir un nuevo capítulo” en sus relaciones con Jartum.

En un acuerdo que se materializó a finales de 2020, tras años de disputas diplomáticas y largos procesos judiciales, el gobierno sudanés había acordado pagar estas indemnizaciones a las víctimas de los atentados contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania, y contra el buque militar estadounidense USS Cole en Yemen en 2000, en los que murieron más de 200 personas.

Ese dinero había sido depositado en una cuenta congelada, a la espera de que el gobierno de Estados Unidos retirara a Sudán de su lista negra de países patrocinadores del terrorismo -que implica sanciones y obstáculos para las inversiones- y le otorgara inmunidad legal en los casos judiciales relacionados con esos atentados.

Esas condiciones se cumplieron. Washington retiró a Sudán de la lista negra en diciembre, y el Departamento de Estado estadounidense notificó la semana pasada al Congreso estadounidense el restablecimiento de “las inmunidades soberanas de Sudán” de acuerdo con una ley adoptada a finales de 2020, dijo el miércoles el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, en un comunicado.

Entérate más:  Sgacedom cerrará 2019 con recaudación que supera los 100 millones de pesos

A consecuencia de ello, el dinero de las indemnizaciones quedó desbloqueado.

Tribunales estadounidenses habían considerado a Sudán responsable de esos atentados por haber acogido al líder de Al Qaida, Osama bin Laden, en la década de 1990. Por la misma razón, se incluyó en la lista negra en 1993.

“Apreciamos los esfuerzos constructivos de Sudán durante los dos últimos años para trabajar con nosotros en la búsqueda de una solución”, dijo Blinken. “Ahora que este difícil proceso ha quedado atrás, las relaciones entre Estados Unidos y Sudán pueden abrir un nuevo capítulo”, añadió.

Como parte del compromiso negociado por la administración del expresidente estadounidense Donald Trump, las autoridades de transición de Sudán también aceptaron reconocer el Estado de Israel.