Ciudad de México disminuirá a partir de la próxima semana las medidas de distanciamiento social ante un continuo retroceso de la propagación del covid-19, informó este viernes el gobierno local.

“Derivado de las mejorías continuas que hemos visto (…) ya cumplimos las condiciones” para disminuir gradualmente las restricciones, dijo en conferencia Eduardo Clark, director de la Agencia Digital de Innovación Pública.

Las hospitalizaciones pasaron de 1.681 el 30 de abril a 1.404 este viernes, con una disminución de 277 personas, lo que representa un 16,5% de ocupación en la última semana, añadió Clark.

A mediados de enero, la capital mexicana tocó un pico del 90% de camas de hospital ocupadas, el punto álgido de la pandemia.

Con este panorama, Ciudad de México bajó un nivel más, a color amarillo, en el “semáforo epidemiológico” que marca las restricciones que las autoridades deben implementar, de acuerdo al comportamiento del nuevo coronavirus.

El máximo grado de alerta es el rojo, que estipula suspensión de actividades no esenciales, seguido de los colores naranja, amarillo y verde. Este último permite el regreso a clases presenciales y la normalización de casi todas las actividades.

Entérate más:  Renuncia el equipo completo de Comunicación Alcaldía SDE

Al pasar de semáforo naranja al amarillo desde la próxima semana, los bancos de Ciudad de México ya no tendrán restricciones de horario. El aforo permitido en los comercios será de 40%, al igual que en los cines.

La ocupación de recintos para eventos de entretenimiento al aire libre, como estadios, podrá ser de 25%, mientras que bares, billares, casinos y parques de diversiones ampliarán su horario hasta las 22 horas.

Con 126 millones de habitantes, México sumaba hasta el jueves 2,35 millones de casos confirmados y 218.173 defunciones por covid-19, el cuarto país más golpeado después de Estados Unidos, Brasil e India.