Nassef Perdomo asegura que si la negativa del empleado a la inoculación es injustificada el empleador puede rescindir el contrato.

El abogado, Nassef Perdomo, consideró este miércoles que los empleadores pueden exigir a sus empleados que se vacunen contra la COVID-19 para trabajar en sus respectivos puestos debido a que la constitución indica que los dueños de comercios, negocios, empresas, entre otros, deben mantener las instalaciones de trabajo en canciones óptimas de salubridad.

Perdomo indicó que «Ningún derecho es absoluto» y los intereses de la mayoría se imponen sobre los intereses individuales, por lo que la decisión de no vacunarse en medio de una pandemia no es una decisión que se limite sólo a consecuencias personales, sino que, con ella se puede afectar al colectivo porque aquella persona que no se vacune contra la COVID-19 se puede convertir en un foco de contagio.

Sin embargo, ante la solicitud de tarjetas de vacunación para el uso y disfrute de los espacios públicos, el jurista indicó que solo el Poder Ejecutivo está facultado en un estado de emergencia para tomar decisiones de esa índole, es decir, que las alcaldías y otros representantes de la administración pública no pueden tomar la decisión de prohibir o limitar la entrada a las dependencias del Estado salvo por el transporte público colectivo como el Metro de Santo Domingo y el Teleférico de Santo Domingo siempre que se haga por un tiempo específico y con un tiempo prudente de preparación.

Entérate más:  Táctica y Estrategia en el negocio de la música

Además, el abogado aseguró que si el empleado admite no sentirse seguro de aplicarse la vacuna el empleador podría suspender su contrato de trabajo por un tiempo prolongado.

Indica el periódico Hoy que perdomo emitió estas declaraciones en el programa La Cuestión Radio que se transmite de lunes a viernes de 1 a 2 de la tarde por la Súper 7, 107.7 F.M.