Brooklyn, Estados Unidos. De la mano del astro Kevin Durant, los Brooklyn Nets prendieron la pólvora contra los Milwaukee Buck al vencerlos este lunes 125-86, para poner la serie semifinal de la Conferencia Este de la NBA 2-0 a su favor.

Si quisieran mandar un mensaje a la competencia en estos playoffs, los neoyorquinos no lo harían mejor, ya que hasta ahora son inexpugnables, confirmando que son los grandes favoritos para suceder a Los Angeles Lakers en el trono de la NBA.

El sábado, Brooklyn había esperado a que se acelerara el tercer cuarto. Esta vez, el equipo entrenado por el canadiense Steve Nash prendió la chispa desde el principio.

Los Nets se fueron al descanso intermedio con amplia ventaja de 65-41, sellando así el destino del encuentro. Este primer período fue un festival, mezclando eficiencia, en particular en tiros de tres puntos con nueve en 17 intentos (21 en 42 al final del partido).

Durant tuvo una noche espectacular con 32 puntos, su escolta Kyrie Irving le siguió con 22 tantos y las impresionantes volcadas de Blake Griffin.

Brooklyn ofreció entonces el lujo de ofrecer tiempo de juego a la banca, oportunidad que aprovechó Timothé Luwawu-Cabarrot con tres puntos y una asistencia en siete minutos.