La Oficina de Servicios de Atención Permanente del distrito judicial de Santiago impuso tres meses de prisión preventiva como medida de coerción a contra Jorge Rafael Hernández Almonte, acusado den terrorismo tras obligar a paralizar las operaciones del Aeropuerto Internacional del Cibao con una falsa alarma de bomba, así como de ejercer violencia en contra de su pareja.

A su salida a la sala de audiencias, Hernández Almonte no emitió declaraciones a la prensa.

Indica N DIGITAL que de acuerdo al expediente emitido por el Ministerio Público, Hernández Almonte ejerce “violencia de género agravada” contra su pareja, un delito al que sumó una violación al artículo 78, de la Ley 188-11, sobre Seguridad Aeroportuaria y de la Aviación Civil.

Se recuerda que el Aeropuerto Internacional del Cibao notificó al Cuerpo Especializado en Seguridad Aeroportuaria de Aviación Civil (Cesac) que un individuo de sexo masculino, posteriormente identificado como el imputado Jorge Rafael Hernández Almonte, realizó una llamada telefónica a la terminal para alertar que su pareja se disponía a salir del país en un vuelo comercial hacia Nueva York, Estados Unidos, llevando en su equipaje (maleta) materiales explosivos.

Doce minutos después Hernández Almonte realizó una segunda llamada para informar que desconocía el número de vuelo y la aerolínea en la que viajaría su pareja.

El fiscal Bonilla Hiraldo deploró la gravedad del hecho que obligó a la activación de los protocolos de seguridad que llevaron a una movilización inmediata del Cesac y la modificación de horarios de vuelos o la suspensión de los mismos.

También, el desembarque de los pasajeros de un avión, la verificación de equipajes en rampa y la movilización de aeronaves.

Además del Cesac, en la investigación del caso participó la Dirección Central De Investigaciones Criminales (Dicrim).