Santo Domingo, RD.- El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Miguel Ceara-Hatton, prevé que la economía crecerá en 7.5% en el 2021. Además, indicó que el aumento de precios es una situación temporal, como consecuencia de la reactivación mundial.

Indicó que el relativo aumento de precios ha sido producida por tres causas claves: aumentos precios de las principales materias primas (commodities), factores adversos en los medios de transporte internacionales, en especial vía fletes, y el aumento de la demanda agregada mundial.

“Estos tres factores son fenómenos de corto plazo, hasta que se repongan los inventarios”, indicó durante su intervención en la apertura de la “Mesa de trabajo por la crisis internacional de precios”, encabezada por el presidente de la República, Luis Abinader

“No hay factores estructurales de política doméstica que estén creando inflación, más allá que los inherentes a la recuperación mundial”, precisó Ceara-Hatton durante la puesta en operación de la mesa, la cual integrará junto a los ministros de Industria y Comercio, Víctor (Ito) Bisonó, que la preside; y de Agricultura, Limber Cruz, junto a representantes de sectores empresariales, sindicales, industriales y religiosos.

Entérate más:  Reporteros sin Fronteras pide a Israel frenar ventas de programa espía Pegasus

Ciertamente, señala el ministro de Economía, los precios de las principales materias primas (commodities) que más afectan a la República Dominicana, como la soya, aceite de soya, maíz y trigo mantienen una tendencia al alza en el mercado internacional, aunque las proyecciones en los mercados a futuro muestran una desaceleración, aunque sin llegar aún a los niveles de la pre-pandemia.

“El precio de la soya para contratos a noviembre de 2021 se ubica cercano a los US$13 a inicios de junio y la tendencia reciente en el mercado de futuros sugiere una caída del precio gradual, aunque con cotizaciones por encima de los US$10 hasta noviembre 2024. Por igual, el aceite de soya se mantendrá cotizando por encima de US$0.5 por libra hasta octubre 2024, a raíz de un incremento de la demanda”, indicó el ministro Ceara-Hatton.

En el caso del trigo y de acuerdo con las cotizaciones más recientes en el mercado de futuro, el precio se ubicaría sobre US$6 por bushel hasta julio 2023, todavía por encima del promedio habitual (US$4.6). Las cotizaciones del maíz proyectan una disminución gradual del precio desde septiembre 2021 hasta diciembre de 2024, alcanzando un mínimo de US$4.2.

Entérate más:  Ocupan otros 90 paquetes cocaína

Sobre el petróleo y los combustibles
Para el presupuesto de 2021 del petróleo con respecto al West Texas Intermediate (WTI), se calcula a US$ 61.90, lo que representa 1.57 veces superior al promedio de 2020 de US$39.2, indicó Ceara-Hatton.

“Los aumentos del precio del crudo y sus derivados han superado los niveles de 2019 e incidido en el precio de los combustibles locales, que a mayo registraron tasas de crecimiento superiores al 20% con respecto a agosto 2020. En las últimas semanas el Estado, ha subsidiado el diferencial de precios, creando una situación cada vez más difícil”, señala el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo.

Además, presentó el alza del transporte marítimo, agudizadas a partir de marzo, producto de los atascos ocurridos primero en el canal de Suez y luego en Yantian (China). “El crecimiento de los precios continúa hasta lo que va de junio. Si se toma el caso del Canal de Suez, se observa que de enero a marzo el incremento en los fletes desde el norte de Europa había sido sólo 15.6%, mientras que en los dos meses posteriores el precio subió más de 100%”, precisa Ceara-Hatton.

Entérate más:  Pro Consumidor reitera “no bajará la guardia” contra comercios especulen con precios canasta básica

Explicó que las rutas que salen de los Estados Unidos cuestan hasta ocho veces menos que la misma ruta en dirección opuesta, independientemente de quién sea el puerto de destino.

Concluyó reiterando que los aumentos de precios locales obedecen a los aumentos de fletes internacionales, al aumento de la demanda agregada mundial y afirmó que no es por factores estructurales de política doméstica que estén creando inflación, más allá que los inherentes a una rápida recuperación.