Mientras la vida comienza a volver a una «nueva» normalidad desde la pandemia de COVID-19, estamos llegando lentamente a un punto en el que el número de casos de COVID-19 está disminuyendo. Más y más personas pueden recibir la vacuna COVID-19 en los EE. UU.

A lo largo de la pandemia, hemos visto cómo el COVID-19 se ha cobrado la vida de familiares, amigos, colegas y seres queridos. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), al 9 de julio de 2021, un total de 2.297.764 personas han sido hospitalizadas en los EE. UU. debido al COVID-19 y 33.604.986 personas han reportado tener COVID-19. La pandemia no solo ha cambiado nuestras vidas a nivel personal, social y emocional, sino que también ha afectado las tasas de mortalidad en los EE. UU. Durante los últimos 18 meses, hemos sido testigos del cambio de las principales causas de muerte en los EE. UU.



Health System Tracker señala que, hasta enero de este año, el COVID-19 había superado a las enfermedades cardíacas y al cáncer para convertirse en la principal causa de muerte. El artículo explica que el COVID-19 ha descendido desde entonces al séptimo lugar entre las diez principales causas de muerte (junio de 2021). Las tres principales causas de muerte para los hombres en los EE. UU. ahora son enfermedades cardíacas, cáncer, y lesiones no intencionadas.

Si bien el COVID se ha cobrado la vida de muchas personas, hasta junio de 2020, el 57 % de las muertes por COVID-19 han sido hombres de acuerdo con los CDC. Las personas hispanas o latinas tienen una tasa de mortalidad que es 2,3 veces mayor que las personas blancas no hispanas. Entonces, ¿por qué el COVID-19 ha tenido un impacto mayor en los hombres y hombres hispanos o latinos?

Entérate más:  Los síntomas del ómicron, la nueva variante de covid-19


Los expertos han teorizado que la razón por la que han muerto más hombres debido al COVID-19 se debe al enfoque de los hombres respecto de su salud personal. La mayoría de los hombres no son tan proactivos sobre su salud como las mujeres. En comparación con las mujeres, los hombres son menos propensos a programar visitas anuales con un proveedor de atención médica primaria. Además, los hombres priorizan menos su salud que las mujeres. Los hombres son más propensos a tener sistemas inmunitarios adaptativos más débiles y condiciones de salud preexistentes, como obesidad y diabetes, que probablemente aumenten las posibilidades de morir de COVID-19, según los CDC.



Las afecciones preexistentes y otros factores pueden provenir de ciertos comportamientos que se relacionan de manera prominente con los hombres. Entre ellos, los CDC informan que los hombres tienen mayores tasas de consumo de tabaco y alcohol que las mujeres. Además, las mujeres son más propensas que los hombres a practicar buenas conductas de salud por COVID-19 como lavarse las manos, usar máscara y practicar el distanciamiento social. Cada uno de estos factores ha desempeñado un papel en el aumento de la tasa de mortalidad de los hombres debido a la pandemia de COVID-19 en los EE. UU.

Los hombres hispanos o latinos son más susceptibles al COVID-19 porque tienen un mayor riesgo de exposición en el lugar de trabajo. De acuerdo con WebMD muchos de los trabajadores de primera línea de los lugares esenciales eran hispanos o latinoamericanos. Por ello, se vieron más afectados por la pandemia.

Entérate más:  Ministro de Salud: “Un 5.6 % población falta por vacunar para que país llegue a niveles esperados”

Si bien las vacunas ahora están disponibles, las tasas de vacunación contra el COVID-19 en los hombres están ligeramente por detrás de las de las mujeres. Y, la fundación Kaiser Family Foundation informa que las tasas de vacunación más altas se dan entre los asiáticos (62 %), seguidos por los blancos (47 %), los hispanos (39 %) y los negros (34 %), en ese orden.

Las mujeres son más propensas a vacunarse que los hombres, y al principio de la campaña nacional de vacunación la diferencia entre hombres y mujeres era considerable, pero ahora la diferencia se ha reducido y las mujeres reciben alrededor del 53,5 % de las vacunas. El hecho de que las mujeres sigan la tendencia de aceptación de las vacunas no es sorprendente, ya que los datos nacionales muestran que las mujeres tienden a vacunarse, especialmente contra la gripe estacional, en tasas mucho más altas que los hombres.

Las razones por las que los hombres siguen siendo reacios a vacunarse contra un virus que causa una enfermedad significativamente más grave y la muerte en los hombres son complejas, multifacéticas y todavía poco conocidas. Sin embargo, la mayoría de los expertos en salud creen que parte de la razón por la que los hombres, en particular los más jóvenes, no se vacunan se debe a los niveles generales más bajos de uso de los servicios de salud por parte de los hombres. Parte de la razón es el estigma que los hombres suelen asociar erróneamente con la búsqueda de atención médica, que el uso de los servicios de salud de alguna manera les quita su sentido de autosuficiencia, capacidad de «luchar» e invencibilidad.

Entérate más:  Los niños asmáticos corren más riesgos con el covid-19

Sabemos que los hombres se vieron muy afectados por la pandemia, tanto emocional como físicamente, y siguen teniendo dificultades. Men’s Health Network (MHN) celebró este mes de junio el Mes de la Salud del Hombre para motivar a los hombres a mejorar su salud, especialmente en lo que respecta al COVID-19.

MHN promovió la salud de los hombres a través de tres chats en Twitter, uno de los cuales se centró en la vacilación respecto de la vacuna entre los hombres. Además, MHN organizó un seminario web con el Departamento de Salud y Servicios Humanos sobre la salud de los hombres, la igualdad de género y la pandemia de COVID-19 y una sesión informativa en el Congreso sobre la salud mental de los hombres y el COVID-19. Ambos pueden verse en YouTube aquí y aquí.

MHN también se ha asociado con el instituto Patience Centered Outcomes Research Institute (PCORI) en tres documentos de investigación basados en la evidencia que analizan la conexión entre la pandemia de COVID-19 y los hombres. Los enlaces a estos documentos de investigación se encuentran al final de este artículo.

Por: Amber Schaffer – Asociada de investigación en Men’s Health Network y Melissa Barlow – Asociada de políticas públicas en Men’s Health Network