La anécdota que traemos hoy viene acompañada de otra factura rocambolesca, en este caso de un Audi e-tron cuya reparación (en apariencia sencilla) cuesta casi tanto como un Tesla Model 3.

La historia en cuestión se hizo viral en Twitter después de que Steven Burns, el marido de la propietaria del vehículo, la hiciera pública. El motivo no era tanto quejarse sobre el coste de la reparación, un auténtico disparate, sino del tiempo que lleva esperando a que reparen el vehículo. A fecha 22 de julio (cuando publicó los tweets) todavía seguían esperando el vehículo, con el que tuvieron un accidente el 13 de junio; unas siete semanas de espera contando hasta hoy. Una de las razones para esta demora puede ser los problemas en la cadena de suministro y la dificultad para conseguir piezas.

Pero lo sorprendente, realmente, es la cuantía de la reparación por un golpe aparentemente menor que no afectó a la batería del vehículo. El señor Burns publicó también el desglose de los costes, que ascienden a casi 32.000 dólares (unos 27.000 euros al cambio actual), un coste «que no tiene sentido» según el cliente después de recibir un pequeño golpe a baja velocidad, a unos 10 o 15 km/h.

Entérate más:  Mugumogu, el gato que rompe récord mundial por visitas en Youtube

Según el centro de reparación autorizado (que cuenta con el nivel más alto en cuanto a formación, calidad y herramientas), es necesario reemplazar el parachoques trasero completo, el panel trasero de la carrocería, el portón del maletero, el panel de la aleta trasera derecha y el paso de rueda trasero derecho, además de algunas molduras. Por suerte, ningún daño estructural en el chasis. El montante total en piezas: 10.740,87 dólares. La sangría económica viene con la mano de obra: 17.276 dólares (unos 14.600 euros) por este concepto.

Desglose de la factura de la reparación. La mayor parte, más de 17.000 dólares, corresponde a mano de obra.

Los trabajos de chapa y pintura se cobran a 65 dólares la hora, mientras que los trabajos de chasis cuestan 98 dólares/hora. La mano de obra de la parte mecánica cuesta la friolera de 160 dólares por hora debido, según Audi, a la utilización de un «sistema de medición» especial destinado a devolver el vehículo a las especificaciones de fábrica. Al parecer, el taller en cuestión tiene certificación para reparar un vehículo de Audi hasta dejarlo como nuevo en términos de calidad, al mismo nivel que el vehículo original salido de fábrica.

Entérate más:  Video: Conociendo Bouvet, el lugar más aislado del mundo

Sumando otros conceptos, y añadiendo lo que sería el IVA, el precio total de la reparación es de 31.252,14 dólares. Los propietarios del flamante Audi e-tron tendrán que pagar sólo 500 dólares (la franquicia de su seguro, según apunta Steven), mientras que la aseguradora tendrá que hacerse cargo de los 30.752,14 dólares restantes. Por cierto, el monto de la reparación era de 38.000 dólares originalmente, aunque Audi tuvo la gentileza de hacer una rebaja.

Hacer pública la historia fue un intento desesperado por intentar acelerar los trámites y resolver la situación. Burns había intentado resolver el asunto de manera privada con Audi, como haría cualquier cliente, pero dice que las respuestas desde la marca fueron «básicamente respuestas de relaciones públicas para dar la sensación de que se preocupan», remitiéndole a visitar su página web y ponerse en contacto con alguien. Aunque la historia de un cliente descontento siempre puede estar sesgada, en este caso ha mostrado las facturas y los números no mienten: si tienes un Audi e-tron quattro, mejor andar con cuidado.

Entérate más:  Más sobre la especie de boa descubierta en República Dominicana