Ya había una competencia increíble entre las compañías de cruceros para atraer pasajeros, lo que resultó en barcos gigantescos con comodidades exageradas como pistas de karts. Pero después de las historias de pesadilla de cruceros con brotes de Covid-19, hay aún más presión para que la industria de cruceros convenza a los vacacionistas de reservar un viaje. ¿Es una montaña rusa a bordo un reclamo de venta suficiente?

La montaña rusa marítima Bolt Ultimate se anunció hace unos años como parte del último y mejor barco de la empresa Carnival Cruise Line: el Carnival Mardi Gras. Pero la atracción no se inauguró oficialmente hasta hace una semana. Se esperaba que el Mardi Gras diera la bienvenida a los pasajeros en su primera navegación oficial la semana del 14 de noviembre de 2020, pero el astillero Meyer Turku anunció retrasos que derivaron en que la empresa no recibió el nuevo barco hasta octubre de 2020, meses después de que cuando originalmente se esperaba que zarpara, lo que requirió que Carnival cancelara las reservas.

Entérate más:  Mil dólares cuesta la taza de café más cara del mundo


Otros retrasos hicieron que el Mardi Gras no se entregara hasta finales de diciembre del año pasado, pero llegó casi nueve meses después de que las líneas de cruceros de todo el mundo se vieran obligadas a pausar el servicio y cancelar miles de viajes como resultado de la pandemia de Covid-19, lo que significa que el enorme barco que puede acomodar a más de 5200 pasajeros en casi 2800 habitaciones siguió vacío. Aunque muchos sienten que podría ser demasiado pronto para reanudar los cruceros, dado que los barcos a menudo han sido la fuente de brotes de enfermedades gastrointestinales como los norovirus, el Mardi Gras estaba oficialmente programado para comenzar a operar desde Puerto Cañaveral en Florida el 31 de julio, con la montaña rusa Bolt haciendo su debut oficial varios días antes.



Las montañas rusas generalmente dependen de la gravedad para impulsar a sus pasajeros por una pista llena de giros y bucles después de ser arrastrados a la cima de una colina empinada usando un ascensor motorizado o ser lanzados rápidamente usando una catapulta electromagnética. Pero los giros y bucles de una montaña rusa tradicional están estratégicamente diseñados y posicionados para que la montaña en sí siempre tenga el impulso suficiente para llegar hasta el final. Sin embargo, los movimientos oscilantes de un crucero hacen que una montaña rusa propulsada por la gravedad no sea posible, por lo que la Bolt funciona más como una motocicleta eléctrica autopropulsada durante toda la carrera.

Entérate más:  ¿Por qué debes lavar el arroz antes de cocinarlo?


La montaña rusa Bolt tiene capacidad para dos pasajeros, pero el pasajero delantero puede controlar su velocidad en todo momento mientras serpentea alrededor de una pista de 240 metros de longitud que hace una vuelta completa en la parte trasera del barco. No hay bucles, y a medida que avanzan parece un paseo bastante tranquilo, pero la pista se encuentra a 60 metros sobre el océano, por lo que debería ofrecer vistas espectaculares todo el tiempo, y puede alcanzar una velocidad máxima de 65 kilómetros por hora, por lo que si ya estás mareado, subir a bordo no te hará sentir mejor. ¿La única trampa? Según el sitio web de Carnival Cruise Line, la montaña rusa Bolt tiene un coste adicional. Las líneas de cruceros están sufriendo para compensar un año de ingresos perdidos, pero cobrar a los pasajeros por usar una de las características más atractivas de un nuevo crucero no parece la mejor manera de volver a la rentabilidad.