Familiares velaron ayer sábado en Puerto Plata los restos de una mujer que murió el viernes luego de sufrir una infección gastrointestinal a nueve días de haber salido del quirófano, tras una cirugía estética.

Se trata de Katia Anayara de León Almonte, de 45 años, quien murió de complicaciones que surgieron luego del procedimiento y que terminó con una infección en los intestinos que arropó su cuerpo hasta agravar su estado de salud. Había llegado de El Bronx, Estados Unidos a realizarse la intervención médica.

Dos paros cardíacos antecedieron sus últimos respiros, explicó su hija de 22 años, María del Mar Palin.

De acuerdo al Diario Libre, la infección se generó por una bacteria intestinal, informó una fuente médica. Ya de alta, a la mujer se le recomendó ingresar por la emergencia del centro de salud privado de Santiago, donde fue operada, pero no lo hizo, por lo que sufrió una deshidratación severa.

Entérate más:  Colegio Calasanz suspende clases presenciales por casos de Covid-19

De León Almonte fue dada de alta el jueves 19 de agosto, un día después de la lipotransferencia (quitar la grasa de un aparte del cuerpo para colocarla en otra) . Según su hija, después ella se quedó en Santiago, donde una amiga velaba por su cuidado en los días postoperatorios.

María del Mar Palin, que también tiene un hermano de 13 años, indicó que, cuando empezaron las complicaciones su madre le manifestó por teléfono que sentía que las fajas postoperatorias la estaban quemando y que le mostró por videos parte de su cuerpo irritado por el material de tela que le rodeaba el cuerpo y que se indica tras una cirugía quirúrgica.

“El lunes me dijo que se sentía malita, el martes que la faja le estaba quemando, que tenía mucho calor, que tenía el cuerpo quemado. El martes le dio diarrea, también hizo alergia a unos medicamentos y el médico se los cambió”., expresó.

Entérate más:  Atracan cambista, le llevan 500 mil pesos y tres mil dólares

El miércoles, a una semana de la cirugía, la mujer fue a la estética del cirujano que la trató, quien la hidrató y la despachó a su casa, indicándole que debía acudir por la emergencia del centro de salud donde se realizó el procedimiento, pero la mujer no fue sino hasta el jueves.

La hija afirmó que madre sufrió una infección intestinal que arropó su hígado, riñón y finalmente su corazón, por lo que sufrió un paro que se repitió cinco minutos después.

“Ella no la necesitaba, ella era muy linda, ella era mi mejor amiga, la persona que me ayudaba a tomar decisiones correctas”, dijo sobre su progenitora.

La mujer, cuyos restos son velados en la funeraria Blas Blas, de Puerto Plata, será sepultada este domingo en el cementerio privado Parque Jardín Nubes de Gloria, en el sector Los Muñoz de la ciudad atlántica.