Hasta este mediodía la Policía ni los familiares de las dos niñas desaparecidas desde el pasado sábado en el sector Guachupita, en la capital, tenían pistas sobre su paradero.

Se trata de Ranyi Winifer Comas, de 12 años, y Mía Jemayori Arias, de 11, residentes en la calle Oscar Santana, en el referido sector capitaleño, quienes salieron de sus viviendas a las 2:00 de la tarde para una iglesia evangélica, a cuyo lugar nunca llegaron.

Sus familiares esperan informaciones sobre las investigaciones que realiza la Policía, según reveló Gina Comas, madre de Winifer, quien aseguró que las menores no acostumbran a salir solas, pero ese día fueron a una vigilia en la iglesia Fuego Divino Ardiente, ubicada en dicho sector.
«Ellas nunca salen solas, estamos esperando informaciones de la Policía porque su desaparición nos tiene muy preocupados», dijo Gina a reporteros de El Nacional.

De acuerdo a la abuela de Mía, Nora Altagracia Salcedo, algunas personas aseguran haber visto cuando las menores abordaron un carro blanco en la calle Oscar Santana.

Entérate más:  Video: policías grabando a surfistas recuperaban un cadáver en una playa de Samaná

Sin embargo, hasta el momento no hay nada oficial sobre esta versión y los familiares de las menores mantienen la esperanza de que ambas aparezcan con vida.

La madre de Mía reside en la ciudad de Nueva York, según explicó Salcedo, mientras vecinos del lugar acudieron esta mañana a las residencias de las menores, para expresar su apoyo a las familias.

Johanna Arias, tía de Mía, dijo que desde su desaparición, tanto los familiares como los vecinos están buscando pistas que permitan su ubicación.

“Esto nos tiene muy tristes, estamos angustiados desde el sábado por esta situación”, dijo Arias.

Vecinos del lugar, que rehusaron ofrecer sus nombres, expresaron su temor de que a las pequeñas les haya ocurrido algo malo, debido al alto índice de criminalidad que se registra en el país.