San Pedro de Macorís, RD.- La Procuraduría Especializada para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Naturales (Proedemaren) realiza desde agosto operativos de inspección y fiscalización de minas de extracción de agregados no metálicos para la construcción, que operan en zonas cercanas a ríos en Hato Mayor, San Pedro de Macorís y otras provincias del este y el nordeste del país.

Durante las inspecciones, los representantes del Ministerio Público exigen a los encargados de las minas los permisos ambientales, los planes de manejo de las plantas y de restauración de las zonas. En caso de no presentar la documentación de inmediato, los propietarios quedan emplazados a llevarlas a las oficinas de Proedemaren.



La fiscalización abarcó, el pasado 7 de septiembre, las minas ubicadas en el Batey Los Arados, dedicadas a extracción de caliche, con tres casos en los que no se presentaron los planes de manejo.

Los operativos fueron encabezados por los procuradores Porfirio Estévez, Rafael Morla Puello, y por José Espinal Beato. Además, contaron con el acompañamiento de miembros del Ejército Nacional.

Entérate más:  El gobierno construirá 50 viviendas a damnificados del huracán George en San Pedro de Macorís


La procuraduría especializada también ha visitado seis minas extractoras ubicadas en Quisqueya, Ramón Santana, en la carretera San Pedro- La Romana y otras localidades de la provincia San Pedro de Macorís.



En algunos casos, los operadores presentaron licencias otorgadas por el Ministerio de Medio Ambiente o aseguraron contar con ellas, por lo que fueron citados sus propietarios a depositar dicha documentación en Proedemaren