El presidente chino, Xi Jinping, tachó este domingo de «sombrías» las relaciones entre Pekín y Taipéi e instó al principal partido opositor de Taiwán a ayudar a China a alcanzar «la unificación del país».

China considera a Taiwán como parte de su territorio y ha prometido que recuperará su control aunque tenga que usar la fuerza.



Xi Jinping es el líder chino más beligerante en este tema desde Mao Zedong y estima que la recuperación de este territorio es «inevitable».

En una carta de felicitación a Eric Chu por su elección al frente del Kuomintang (KMT), partido favorable a un acercamiento a Pekín, Xi Jinping afirma que el Partido Comunista Chino (PCC) y el KMT «en el pasado insistieron en el ‘Consenso de 1992’ y la oposición a la ‘independencia de Taiwán’ (…) para promover relaciones más pacíficas a ambos lados del estrecho» que separa a los dos países.



«Actualmente, la situación en el estrecho de Taiwán es compleja y sombría», añade en esta carta publicada por el KMT, que exhorta a trabajar por la paz y «la unificación del país».

Entérate más:  Vuelven a subir precios de los combustibles


Las relaciones entre China y Taiwán mejoraron bajo la presidencia de Ma Ying-jeou, miembro del KMT, entre 2008 y 2016, y el partido taiwanés aceptó un acuerdo llamado «Consenso de 1992», que afirma que los dos territorios pertenecen a una sola China, sin especificar cuál es su representante legítimo: Pekín o Taipéi.

Desde la elección en 2016 de la presidenta Tsai Ing- wen, que considera a Taiwán como una nación soberana, Pekín ha intensificado la presión económica, militar y diplomática sobre la isla.

En su respuesta a la carta de Xi Jinping, Eric Chu afirma que el PCC y el KMT deberían «buscar una base común y respetar sus diferencias» para promover la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán.