Santo Domingo. El Consejo Dominicano de la Unidad Evangélica (Co­due) advirtió ayer que Re­pública Dominicana está atravesando por momentos de muchas tensiones y de­safíos constantes y “todos nos preguntamos de cómo podríamos enfrentarlos”.

Consideró que para enfren­tar estos males no se ha dise­ñado una solución, una ruta, un plan para dar respuesta a esta situación que crece ca­da día afectando el futuro de las presentes generaciones.



“La realidad es que, por años, hemos estado contan­do con acciones tradiciona­les, pero dando una mira­da retrospectiva, llegamos a una simple conclusión de que las cosas no han fun­cionado, lo peor del caso es que estamos replicando el mismo modelo, vamos a la deriva como un barco sin rumbo”, precisó la entidad.

El Codue significó que el comportamiento y dete­rioro que sufren nuestras instituciones en todos los niveles, no es más que el de­terioro manifestado a lo in­terno de las familias y las relaciones entre sus miem­bros.



“Entendemos que son loables las iniciativas del gobierno por estable­cer cambios en las instituciones, cambiar de nom­bre, directores, pero se necesita más que cambio de planes en las institucio­nes, se necesitan cambios profundos e integrales en cada uno de los dominica­nos, para erradicar los ma­les que nos afectan en el orden político, social y eco­nómico”, dijo.

Entérate más:  Continuarán las lluvias este sábado; se mantienen alertas


El Codue in­dicó que clama como Juan el Bautista, “una voz en el desierto”, para que se pro­duzcan de manera urgente las reformas integrales que ameritan el esfuerzo de to­dos, que de manera sincera e igualitaria, “nos sentemos en una gran cumbre y po­ner las prioridades y pliego de demandas que necesita el país”.