Santo Domingo. La Asociación de Empresas de Comunicación y Tecnología (COMTEC) expresó que la excesiva carga de impuestos al sector telecomunicaciones reduce la capacidad de los segmentos de escasos recursos para acceder a los servicios y, con ello, agudiza la brecha digital en el país, por lo que se hace necesario una reducción en el marco de una eventual reforma fiscal.

Claudia García, directora ejecutiva de ese gremio sectorial, indicó en una nota de prensa que la República Dominicana es el segundo país de América Latina que más grava los servicios de telecomunicaciones, con un 30 % de impuestos directos.



Los servicios de telecomunicaciones en República Dominicana pagan 18 % de Impuesto sobre la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS), 10 % de Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) y 2 % de Contribución al Desarrollo de las Telecomunicaciones (CDT).

Claudia García

Todo esto, explicó García, sin considerar los costos que representan para las empresas de telecomunicaciones los impuestos sobre sus operaciones, como el 27 % del Impuesto Sobre la Renta. Además, deben pagar a los ayuntamientos para el despliegue de sus redes, por costos administrativos, permisos y autorizaciones, sumado a los aportes que realizan a la Seguridad Social.

Entérate más:  Telefónicas rechazan posibles impuestos en Reforma Fiscal


Adicionalmente, en el mantenimiento y actualización de infraestructura para el manejo del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, las concesionarias pagan alrededor de US$600,000 anualmente, mediante el gravamen de cada minuto de tráfico de voz internacional entrante que terminen en líneas fijas y líneas móviles, así como los mensajes de texto (SMS) internacional entrante que termine en sus redes, conforme a los establecido en la Ley No. 184-17.



“Las autoridades deben revisar la presión tributaria que pesa sobre el sector de telecomunicaciones, en el marco de una eventual reforma fiscal, ya que el exceso de impuestos impacta a los objetivos de penetración y conectividad, perjudica a las personas de menos recursos económicos y afecta la competitividad de las prestadoras y erosiona su rentabilidad”, expresó García.

Explicó que, por ejemplo, en diciembre del año 2006 se estableció el 10 % de Impuesto Selectivo a las Telecomunicaciones (ISC), bajo el argumento de que tendría un carácter temporal para soportar el déficit fiscal de ese momento, sin embargo, este impuesto se ha convertido en una carga permanente para los clientes todavía en el 2021.

Entérate más:  Banco BHD León anuncia las finalistas Premio Mujeres que Cambian el Mundo

En América Latina, solo seis países aplican ISC a algún servicio de telecomunicaciones. En Brasil se grava con un 0.5% y en República Dominicana con un 10% es aplicado a servicios de internet. En Ecuador es 15%, pero sólo aplica a personas jurídicas, detalló García.

La ejecutiva solicitó a las autoridades, en nombre de las empresas miembros de COMTEC, considerar una reducción significativa en los impuestos aplicables a las telecomunicaciones en el país, en el marco del diálogo sobre una posible reforma fiscal anunciada por el presidente Luis Abinader.

En 2020, el sector telecomunicaciones contribuyó RD$10,699 millones de ITBIS, y pagó RD$7,494 millones de ISC. Adicionalmente, pagó al INDOTEL por impuestos específicos para servicios de telecomunicaciones, RD$1,484,372,898, en 2019, y RD$1,508,586,254, en 2020, por concepto de CDT, así como un estimado de RD$1,137, en 2019, y RD$1,233, en 2020, por concepto de la Tasa de Desarrollo del Sistema 9-1-1

Sobre COMTEC:

La Asociación de Empresas de Comunicación y Tecnología (COMTEC) es una asociación sin fines de lucro que tiene como objetivo principal impulsar el desarrollo de las telecomunicaciones en la República Dominicana, así como la representación, gestión y defensa de los intereses empresariales de sus asociados, fomentando el principio de libre competencia en el mercado de las telecomunicaciones y promover condiciones de seguridad jurídica acordes a las disposiciones de la Constitución Dominicana y la Ley General de Telecomunicaciones.