SAN JUAN.- Los trabajadores de la República Dominicana tendrán que esperar a enero para saber si Estados Unidos los incluye en la lista de países autorizados a que sus residentes reciban permiso temporero de trabajo no agrícola a través de la visa H-2B. Y aún en caso de que se le reincorpore, tendrán que esperar hasta abril porque el tope semestral de personas autorizadas bajo ese permiso se superó.

Ante esa realidad, Viviana Díaz Saviñón, abogada especializada en casos de inmigración, así como la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, advirtieron sobre posibles fraudes en la tramitación de las visas.



González indicó que el Departamento de Estado federal y el Home Land Security aún están evaluando una serie de factores y peticiones para actualizar el listado de países, lo que se hace cada año en enero. República Dominicana salió de la lista debido a que en muchas ocasiones los trabajadores se quedaban más tiempo del autorizado en los estados y territorios de Estados Unidos, en incumplimiento con las disposiciones del visado.

Entérate más:  Haití: Bandas toman el control de estación policial de Martissant y prohíbe el acceso a la zona

Asociaciones que agrupan a los contratistas y constructores en Puerto Rico tienen puesta sus esperanzas en que se apruebe la entrada de trabajadores dominicanos al listado, ya que a partir del año próximo se espera que empiece la construcción de cientos de proyectos como parte de la recuperación del País tras el paso del huracán María, en el 2017.



Para estos trabajos de reconstrucción hará falta que 40,000 personas entren a la fuerza laboral. Según González, la ventaja es la cercanía y la disponibilidad de trabajadores.



“Le hemos dado seguimiento a la petición que hicimos de que se incluyera a la República Dominicana en el listado y la semana pasada recibimos una contestación oficial de Home Land Security diciéndonos que la recibieron, la están evaluando y que en enero vuelven a publicar los países elegibles tomando en consideración todo lo que expusimos”, detalló en entrevista telefónica.

La comisionada aseguró que ve “bien favorable” la inclusión de la vecina isla.

Entérate más:  Haití: Bandas toman el control de estación policial de Martissant y prohíbe el acceso a la zona

Sobre la posibilidad de empleo en Puerto Rico, Díaz Saviñón indicó que las personas deben tener cuidado con las actividades y promesas de reclutamiento porque aún no están autorizados.

Cada año Estados Unidos abre las puertas a 66,000 empleados foráneos para trabajos no agrícolas en empresas estadounidenses que enfrentan falta de mano de obra o para las que tienen necesidad de mano de obra en ciertas temporadas al año. Del total, la mitad se autoriza los primeros seis meses y luego se autoriza los restantes 33,000, según se explicó.

La abogada informó que ya se hizo el anuncio de que hasta abril de 2022, no se autorizará a la segunda mitad del cupo total.

Y aunque hay patronos que pueden solicitar la autorización de trabajo para empleados extranjeros bajo otros programas, tienen que cumplir con otros requisitos. Ante la situación, se alertó que es indispensable que las personas se orienten antes de pagar por algún trámite para llegar a Puerto Rico a laborar.

Entérate más:  Haití: Bandas toman el control de estación policial de Martissant y prohíbe el acceso a la zona

“Es engañoso prometer trabajo ahora, porque la realidad es que bajo esa visa no están autorizando ahora mismo a ninguna persona o patrono. Hay que entender que son los patronos los que piden los empleados que necesitan. No es que la persona dice ‘Yo quiero trabajar, me voy para allá’. No. Por eso tienen que escuchar muy bien qué se les está diciendo y saber que ahora mismo la República Dominicana no está en la lista de países autorizados y por lo menos hasta abril de 2022, no se podrá solicitar nuevos trabajadores en caso de que se incluya nuevamente al país en esa lista”, explicó Díaz Saviñón a El Vocero.

La licenciada hizo un llamado a que las personas no se arriesguen a venir en viajes clandestinos a la Isla porque es una ruta peligrosa y los permisos de trabajo no están asegurados en este momento. “No queremos que el Mar Caribe siga siendo cementerio para nuestros hermanos dominicanos”, afirmó.