Los estudiantes del liceo profesor Silverio Porquín Acosta, del distrito municipal de San Francisco Vicentillo, de la provincia de El Seibo, que reciben clases en condiciones paupérrimas en una enramada, denunciaron no se les está proporcionando el desayuno ni almuerzo escolar.

Los alumnos aseguran sentirse desprotegidos por las autoridades, ya que llevan mucho tiempo recibiendo la docencia en condiciones infrahumanas.



Además, están necesitados de un transporte para que sean desplazados hacia donde reciben las clases, ya que el local le queda muy lejos y muchas de las veces deben caminar varios kilómetros y esto hace que lleguen tarde a recibir las enseñanzas.

Luis Zorrilla, estudiante del liceo Porquín Acosta, le hace un llamado al Ministerio de Educación, para que la construcción del plantel sea terminada y les faciliten el transporte.



En el caso de la joven Morilina Paredes dijo que también están necesitados de algunas butacas, puesto que las que están utilizando están muy deterioradas.

Entérate más:  Cuando no te toca... ni que te pongas


Por su parte, la profesora Anairis Ortega explicó que actualmente los estudiantes están pasando mucho trabajo para adquirir los conocimientos educativos.

Aseguró que algunos de los estudiantes no tienen los recursos suficientes para costear el pasaje y su comida.

“Actualmente a los estudiantes no se le está dando ni desayuno, ni almuerzo escolar. Por eso le rogamos a las autoridades de que vengan a mejorar la calidad educativa de estos alumnos que tanto lo necesitan”, sostuvo.

De acuerdo al Diario Libre, la presidente de la junta de vecinos de la comunidad de Vicentillo, Luisa Rijo, consideró como un “abuso” la situación por la que están sometidos los estudiantes para poder recibir las clases.

Precisó que es una situación caótica tanto para los estudiantes, como para los docentes.

“Ellos están expuestos a enfermarse, porque cuando llueve se mojan o no pueden seguir recibiendo las enseñanzas de lugar”, manifestó.

Dijo que algunos estudiantes cuando llegan a octavo curso dejan de estudiar, porque el único liceo que hay en el distrito tiene seis años en un proceso de edificación que nunca termina.

Entérate más:  Así protestan frente al Palacio en reclamo de medicamentos para el VIH

Entiende que las autoridades deben prestarle más atención a esta situación que tanto afecta a la comunidad estudiantil de Vicentillo.

El director distrital, José Ortega, lamentó que los estudiantes de esta comunidad no cuenten con un espacio adecuado para recibir el pan de la enseñanza, por lo que la consideró como una situación compleja.

Ortega dijo que la educación es la puerta al desarrollo humano y de cualquier comunidad y que, por tanto, no brindarle las condiciones necesarias a esos jóvenes es quitarles la oportunidad a cambiar y mejorar la calidad de vida de ellos, su familia y de la localidad.

Explicó que desde el Ayuntamiento de Vicentillo han alzado la voz para darle continuidad a la construcción del liceo Silverio Porquín Acosta, iniciado y paralizado su construcción en la pasada gestión gubernamental.

Precisó que se preparó un informe que fue entregado a las demás autoridades de la provincia de El Seibo, para que gestionen la terminación del plantel ante las instancias del Gobierno correspondientes.