Francisco Domínguez Brito, miembro del Comité Político y aspirante a la presidencia por el PLD, expresó que con respecto a la situación en Haití: “Nuestra prioridad siempre es velar por la soberanía dominicana y la tranquilidad de nuestra gente. En ese tenor, si bien valoramos los esfuerzos del ministerio de defensa para proteger nuestras fronteras, entendemos también que no es momento de actuar de forma impulsiva, tomando medidas arbitrarias contra estudiantes y personas enfermas o promoviendo el discurso del odio, porque se puede volver contra nosotros como un boomerang”.

“El énfasis se debe hacer en el control migratorio, el gobierno no puede tratar de frenar en universidades y hospitales lo que no pudo controlar en la frontera”, enfatizó Francisco.



“Haití está viviendo una situación de crisis que tiene al país al borde del precipicio y, precisamente por eso, lo que menos necesita ese país es que se le dé un empujón hacia el abismo. El primer interesado en que haya estabilidad en el vecino país debe ser República Dominicana, porque seremos el primer perjudicado si no la hay”, advirtió Francisco.

Entérate más:  Evangélicos piden al gobierno crear el Ministerio de la Familia

De igual forma, Francisco expresó que “En este contexto cualquier detalle negativo puede contribuir a desatar una crisis, caos y violencia generalizada. No es conveniente sobreactuar, ni radicalizar nuestras posiciones, sino abrir vías de entendimiento y garantizar un trato humano y solidario.



Finalmente, Francisco Domínguez Brito indicó que: “Estamos de acuerdo en que la comunidad internacional debe posar su mirada sobre Haití y su gente para buscar formas de aliviar la creciente tensión, pero, sobre todo, para lograr cambios reales a mediano y largo plazo que permitan la paz social y el desarrollo económico”.