Santo Domingo. Emely Rodríguez, abogada del expelotero Sammy Sosa, expresó ayer a su salida de la Procuraduría General de la República que el caso en que se vincula a su cliente por una supuesta relación con algunas de las empresas del entramado de corrupción desmantelado mediante la Operación Antipulpo está en etapa de privacidad, y que cuando la acusación formal sea presentada la prensa nacional se enterará.



No dijeron si el exdeportista debería volver a la sede del Ministerio Público para que se le sigan los cuestionamientos.

La jurista confirmó a Diario Libre que el exbeisbolista fue interrogado por más de tres horas por los procuradores adjuntos, Yeni Berenice Reynoso y Wilson Camacho con respecto al citado escándalo de corrupción.



Sammy Sosa y uno de sus hermanos son mencionados dentro del expediente del entramado de corrupción, por supuestos vínculos que el exdeportista tuvo con la empresa propiedad de Alexis Medina, hermano del ex presidente Danilo Medina, y que es señalado como principal cabecilla en la Operación Antipulpo.

Entérate más:  Anuncian iniciativas en favor de mineros y artesanos de Larimar


La Pepca establece que una de las empresas de Medina había autorizado a Sammy Sosa, el 31 de octubre del 2017, para que gestionara un préstamo o una línea de crédito de US$10 millones ante una entidad bancaria dominicana.

Supuestamente Sosa tenía la autorización para firmar cualquier tipo de documentación que fuese necesaria a dichos fines, así como disponer de esa suma de dinero como entendiera pertinente.

En la misma fecha, un hermano del expelotero fue autorizado para abrir una cuenta en el Brickell Bank de los Estados Unidos para solicitar un préstamo o una línea de crédito de US$4 millones.