La vacuna casa por casa contra el Covid-19 es una buena herramienta y des­de el inicio del programa de inoculación forma par­te de la estrategia que apli­ca el país para alcanzar la meta de inmunización contra el virus, aseguró ayer el ministro de Salud Pública, Daniel Rivera.

Dijo en declaraciones al periódico Listín Diario que se mantienen gru­pos de vacunadores que vi­sitan de casa por casa en di­ferentes municipios del país, dando esa estrategia muy buenos resultados en la apli­cación de la primera dosis, pero que al requerir una lo­gística distinta se convierte en un proceso más lento.



“Nunca hemos dejado de vacunar casa a casa, lo que pasa es que es más lento”, señaló Rivera al re­ferirse propuesta hecha al respecto por el neurociru­jano José Joaquín Puello y al editorial de Listín Dia­rio titulado “Casa por Ca­sa” para alcanzar lo antes posible la meta del 70% de la población con dos dosis de la vacuna contra el Co­vid-19, esquema que ac­tualmente ha sido comple­tado en una población de 5, 533,108 millones de perso­nas, de un total de 7.5 mi­llones propuestos.

Entérate más:  EEUU adopta normativa que podría llevar a firmas chinas a dejar Wall Street

El ministro de Salud Pú­blica señaló que se sabe que es costoso mantener abier­tos centros fijos de vacuna­ción, pero que todavía el Ga­binete de Salud entiende que deben mantenerse así para captar al grupo de personas que aún están pendientes de la segunda dosis y llamó a la población a colocarse la ter­cera dosis que es la tenden­cia a nivel mundial.



Destac que los indicado­res del Covid-19 en el país están mostrando una re­ducción, pero que las medi­das de distanciamiento, uso de mascarilla y vacunación no deben ser descuidados.