Cuando vas a una entrevista de trabajo normalmente te preocupas por preparar las respuestas que le darás al reclutador. Sin embargo, también hay dudas que necesitas disipar y este es el momento ideal para obtener la información que necesitas.

De acuerdo con el sitio especializado en empleo Glassdoor, una entrevista de trabajo debe ser como una partida de Tenis. El reclutador te interroga, respondes y luego le preguntas algo más.



La clave está en hacer la pregunta correcta en una entrevista de trabajo. El tipo de cuestionamientos que debes hacer, necesitan estar enfocados a averiguar de qué trata el puesto para el que aplicas.

A continuación, ocho preguntas que, según la especialista, deberías hacer en una entrevista de trabajo para descubrir si realmente quieres trabajar en esa empresa.



1. ¿Cuáles son las tareas y responsabilidades que conlleva el puesto?
Puede que se confundan estos términos, y aunque pueden entrelazarse, son de naturaleza diferente. Las tareas hacen referencia a cada actividad que debe realizarse y completarse de forma que se cumplan con las responsabilidades asignadas. Es como dice el dicho: no comerse el elefante completo, sino por partes. Por ejemplo, en el caso de un operador de servicio al cliente, su responsabilidad es la de mantener el nivel de satisfacción de los usuarios por encima de un porcentaje X definido, sus tareas serían recibir y dar seguimiento a las quejas y reclamaciones para así poder responder oportunamente.



Esto da una idea de hasta dónde llegan tus compromisos y obligaciones, así como el nivel de libertad para la toma de decisiones. A partir de esta información puedes visualizarte en el papel de alguien que trabaja por instrucciones o con oportunidad para la toma de decisiones; te dará un panorama más general en el que podrás saber si te sientes cómodo, preparado o conectado con la etapa de madurez profesional en la que te encuentras para asumir este reto.

2. ¿Cuáles son las ventajas de trabajar en esta empresa?
Si, esta pregunta es sumamente importante. En la nueva etapa que está viviendo el mercado laboral, como candidato tienes todo el derecho a querer saber más de lo que se ve a simple vista de la organización, conocer su esencia, estabilidad, compromiso social, innovación y liderazgo.

Al momento de comprar un vehículo, por ejemplo, haces preguntas para identificar si la marca o modelo en la que piensas invertir es la mejor opción. Lo mismo sucede con las organizaciones; son marcas y deben poder contar con la capacidad de venderse a sí mismas para atraer el mejor talento, pues como posible colaborador vas a comprometer no solo tus competencias, sino también tu tiempo, lo que te dejará fuera del mercado laboral al momento de aceptar la oferta.

3. ¿Cuál es el salario (paquete salarial)?
No solo el salario es importante; también qué otros beneficios complementarios vienen con el paquete, y el momento de saberlo es en la entrevista. Saber sobre otros agregados además del salario base, que podrían ser de impacto de manera indirecta no solo a tus finanzas, también a tu seguridad y bienestar, hace la diferencia. Por ejemplo, un seguro médico familiar, combustible, farmacia, operativos visuales o escolares, entre otros. Estas variables podrían llevarte a tomar la decisión entre cambiar de empleo o aceptar una oferta. Pero ojo, cuidado con cómo negocias el paquete salarial o qué comentarios haces al respecto. Recuerda que no es una subasta de quién da más y, segundo, puedes parecer alguien conflictivo.

4. ¿Se trabaja fines de semana y días feriados?
“Cuentas claras, buenas relaciones laborales”. Este es uno de los errores más frecuentes al momento de una entrevista y suele ser la Voldemort de las preguntas. Se vale preguntar si será necesario trabajar en fin de semana, feriados y fuera de horario; no pienses que el entrevistador te verá como alguien poco entregado a su trabajo o que desde ya está poniendo condiciones.

Solicita esta información y verifica si hay espacio para negociar la periodicidad, el tiempo con que se te informará o si sencillamente es innegociable. La honestidad es mejor valorada a que quieras cambiar las reglas después que estés dentro de la empresa.

5. ¿Qué metas tiene la empresa a corto y mediano plazo?
Esta pregunta deja ver al entrevistador que eres alguien a quien le gusta hacer carrera y que quieres conocer cómo sería tu futuro dentro de la organización. Esta es una de las preguntas más poderosas, ya que usualmente abre la puerta a que el reclutador te vea desde una perspectiva diferente, y si eres de los que ha hecho su tarea y ha investigado un poco sobre la organización antes de la entrevista, puedes conectarte y tomar el hilo de la conversación, pudiendo sentirse como en una charla entre compañeros de trabajo, además de que puedes obtener información valiosa sobre próximos proyectos y planes futuros.

6. ¿Ofrecen planes de formación o de educación?
Saber si la organización se preocupa por construir, fortalecer y reforzar los conocimientos y competencias de su gente puede hacer la diferencia entre aceptar una oferta o no. Si bien el 100 % de la responsabilidad del desarrollo a nivel formativo no debe solo recaer en la empresa, sí tiene un alto porcentaje. Contrario a lo que se piensa, que un candidato haga esta pregunta, deja ver su interés en la mejora continua, la calidad y su desempeño. Pero ojo con esto, nunca traigas a colación temas como montos económicos de las formaciones o modalidades muy específicas (maestría, certificaciones, viajes, etc.) ya que hay una línea fina entre verte como alguien enfocado en desarrollarte y alguien que quiere sacar algún tipo de ventaja.

7. ¿Hay posibilidades de ascender profesionalmente?
Por mucho tiempo se vio como una pregunta cliché, pues se hacía más de manera mecánica que objetiva. Al hacer esta pregunta puedes buscar ampliar un poco más refiriéndote a si existen políticas de promociones (tiempo, evaluaciones, formación); más allá de “ascender”, deja ver tu interés de “crecer” dentro de la organización. Dependiendo de cómo formules esta pregunta, puedes marcar la diferencia entre que se interprete que tu interés no es más que el económico o que se vea más hacia el compromiso y la permanencia.

8. ¿Qué viene después?
A menos que la entrevista ya sea la definitiva y se te haya informado que eres la persona seleccionada, es importante conocer lo que debes esperar para no entrar en el acostumbrado pánico y para que de paso vean en ti una persona que no va con el viento como un velero. Al final de la entrevista pregunta si puedes enviar un correo o llamar para seguimiento y cuál sería el tiempo prudente para hacerlo.

Con información de Gestión.pe