Una mujer argentina se quitó el vestido y lo usó como mascarilla para cumplir con la normativa sanitaria vigente, después de que los empleados de una heladería se negaran a atenderla por la falta de tapabocas. Estas imágenes, que tuvieron lugar en la ciudad de Mendoza, quedaron grabadas por las cámaras de vigilancia del local.

Un grupo de 11 personas entraron a las 22:40 el pasado sábado en la heladería Grido, pero no pudieron conseguir el postre porque ninguno de ellos tenía mascarilla y tuvieron que retirarse de la cafetería. Sin embargo, unos minutos después, una de las mujeres apareció en la puerta llevando solo ropa interior. En las manos, la cliente tenía su vestido negro, que enseguida se ató a la cara.



La escena fue presenciada por una familia, que no pudo disimular su sorpresa, aunque intentaron seguir eligiendo helados tranquilamente como si no hubiera pasado nada extraordinario. Aun así, los empleados le pidieron que se retirara y la mujer tuvo que salir del local nuevamente.



Entérate más:  Video: Una niña cae por la ventanilla de un auto y se queda en medio de una carretera

Sin embargo, poco después, la amante de helado logró comprar los postres para todo el grupo, cuya orden fue de «11 cucuruchos de tres bochas cada uno», según informan medios locales.

Fuente: RT