La aspirante a la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), doctora Maritza Hernández, advirtió hoy que la intención de eliminar el preaviso y la cesantía como insisten algunos sectores comerciales y empresariales constituye un duro golpe para la clase trabajadora.

La ex ministra de Trabajo consideró que la insistencia de ciertos sectores en modificar el Código de Trabajo para esos fines debe ser rechazada de plano.



Añadió que no es momento ni la coyuntura para traer al debate nacional una insensatez como esa.

Resaltó que en medio de esta «olla manía» que vienen sufriendo amplios sectores de la población y los trabajadores con el incesante incremento de los precios de la comida, tarifa eléctrica, gas licuado de petróleo y otros servicios, sería criminal plantear eso.



La doctora Maritza Hernández propuso, no obstante, que en el país lo que debe producirse es una discusión franca, abierta y amplia entre empresarios, trabajadores, sindicalistas y el gobierno para lograr una actualización del Código de Trabajo.

Entérate más:  Manuel Jiménez: “Hay gente que me ha pedido la renuncia”

Insistió que se debe buscar consolidar y ampliar las conquistas adquiridas y no la reducción de las ya existentes.

La miembro del Comité Central del PLD calificó de extemporánea la propuesta del liderazgo comercial y empresarial en el sentido de plantear un desmonte de la cesantía.

Explicó que el preaviso para dar paso a un seguro de empleo poco entendible y conveniente para los trabajadores dominicanos.

Católicos y evangélicos saludan no aprobación del Código Penal sin causales

Católicos y evangélicos saludan no aprobación del Código Penal sin causales
Por otro lado, la Alianza Cristiana Dominicana (ACD) saludó este martes la decisión de la Cámara de Diputados de no aprobar el Código Penal y dejarlo sobre la mesa para la próxima legislatura.

Las personas católicas, bautistas, episcopales y de diversas tradiciones evangélicas, metodistas y pentecostales que conforman esta entidad señalaron que la decisión da una oportunidad para que la clase política se decida finalmente a legislar a favor de la vida y salud de las mujeres.