En la historia de Ángela Carrasco hay un personaje que es inevitable no mencionar: Camilo Sesto. Este hombre fue una pieza clave para el éxito musical de la dominicana. Él, Jesucristo y ella, María Magdalena, soportaron la crítica, incluso la del Vaticano.

El español la lanzó al estrellato, fue su compositor de cabecera y la puso de telonera en sus conciertos, eran la pareja más enamorada sobre el escenario, entonces ¿por qué se alejó de ella?, un artículo, berrinches, temperamentos y rumores habrían acabado con esta relación de décadas y, la estocada final, la daría él con uno de sus últimos discos. Hoy te contamos la verdad detrás de esta separación.



Rara vez Camilo ha contado la inspiración detrás de sus canciones, pero algunos apuntan a que “Con el viento a tu favor”, fue dedicado única y exclusivamente a Ángela Carrasco. La canción comprendida en el octavo disco de estudio “Rasgos” de 1977 habla de un amor no correspondido, dos caminos que se encuentran, pero que jamás podrán estar juntos. Algo así como lo que vivía. Si bien tuvieron una relación muy estrecha, ella estaba casada desde el 73 con el economista Ramón Ignacio Socías Báez, con quien formó un hogar muy estable junto a sus dos hijos.

Entérate más:  Peña Suazo presenta producción de merengue “La Número 19”

La relación entre Camilo y Ángela, inició mucho antes de que él lo supiera. Específicamente, desde su primer álbum debut “Algo de mí” en 1971, y es que esta canción homónima la acompañó cuando viaja a España para estudiar, dejando a su primer y gran amor, Ramón en República Dominicana.



Lo que ninguno se imaginaba era que esa relación entre cantante y fan, se convertiría en realidad. Cuando Ángela llega a España, tras ganar una beca de estudios en Diseño y Decoración, busca trabajo en televisión, pues ya había participado en algunos programas en su país. Así fue como logra un lugar como modelo en el programa: Señoras y señores. Meses después, ascendería como presentadora oficial.

Fue en este programa donde un iniciado Camilo Sesto se presenta para realizar un mini espectáculo de sus éxitos más sonados y Ángela participa en una de sus canciones.

Sus caminos podrían haber quedado allí, sino fuese porque Ángela se entera de que había un casting para la obra musical “Jesucristo Superstar” y requerían una actriz para interpretar a María Magdalena. Fueron 1200 las artistas las que se presentaron y entre todas ellas, Camilo la eligió. En su última entrevista él mismo dijo “que no había otra. Ella era el personaje perfecto”.

Entérate más:  6 curiosidades de Rosalía que no conocías

Ambos se llenaron de elogios con sus participaciones, pero también vivieron momentos muy duros Ángela en el día del estreno de la obra, recibe la noticia de que su padre había fallecido de un paro cardiaco y, a pesar de ello, decidió salir en escena en homenaje a su progenitor. Por otro lado, estaban las críticas y amenazas. Los conservadores de la época, inclusive el Vaticano, señalaron el trabajo como una vergüenza.

Halagos y aplausos se llevó Camilo Sesto y Ángela Carrasco. Toda España estaba maravillada con esta pareja y no faltaron los que rogaban que terminaran juntos en matrimonio. Sin embargo, el español vio en ella algo especial. Sí, volcó toda su obra, la pulió y la convirtió en una grande.

Efectivamente, Ángela fue la portavoz de la música de Camilo. Él le produjo sus primeros 4 LP con una veintena de canciones escritas de su puño y letra.

Meses más tarde, Camilo elige a Ángela para abrir sus conciertos. Tanto era su cariño que, en los inicios, la dominicana fue abucheada en el escenario y él se puso fuerte y dijo: si no la quieren a ella, no me quieren a mí, y solo entonces, la gente comenzó a cambiar su actitud. Se embarcaron en giras por América, incluyendo los Estados Unidos, donde su aparición en el Madison Square Garden los convirtió en el dúo más famoso de habla castellana del momento.

Entérate más:  Organizan concierto para recaudar fondos para la salud de Chyno Miranda

Eran un éxito rotundo y los rumores de una relación prohibida entre ambos, empezó a tomar mayor fuerza. Y es que cuando estaban sobre el escenario se respiraba amor puro, parecían completamente enamorados.