Néstor Mateo, quien fue miembro del Ejército Nacional de la República Dominicana, revela la forma en que los militares facilitan el ingreso masivo a territorio dominicano de nacionales haitianos, identificando las prácticas utilizadas para evadir los controles fronterizos.



De acuerdo al militar retirado en la llegada masiva de ciudadanos procedentes de Haití inciden los «Poteas» una especie de coyotes que organizan a los indocumentados en la comunidad de Juana Méndez, luego en el esquema participan los «Pichones», cuya función es fungir de intermediarios entre los «Poteas» y los soldados dominicanos ubicados en los puntos claves de la frontera, trayendo consigo a los «congó», término utilizado para nombrar a los haitianos que ingresan por primera vez a la República Dominicana.

Néstor Mateo quien fue también escolta de la ex primera Dama, Cándida Montilla de Medina, detalló que los extranjeros pagan de 12 a 15 mil pesos a los coyotes de su nacionalidad de origen, quienes a su vez diseñan toda una estructura de sobornos para pagar los peajes en los chequeos militares, ese desembolso incluye el pago del transporte en vehículos que llegan hasta Dajabón con este objetivo.



Entérate más:  Madre de Elon Musk posa en traje de baño a sus 74 años

Mateo reveló que en cada retén ubicado a lo largo de la línea fronteriza se paga para dejar pasar a cada haitiano, el monto por persona es de  100 pesos.

Sobre las embarazadas destacó que las mismas entregan a los coyotes 20 mil pesos debido a lo complejidad de transportarlas hacia suelo dominicano y se complica mucho más debido a la presión que actualmente se ejerce con el tema de las parturientas.

En cuanto a los puntos débiles enfatizó que «El Callejón» y el «Puentecito» en Dajabón, son de las zonas más vulnerables, así como el mercado binacional, donde se aprovecha el descuido de los militares, quienes se enfocan en la seguridad  del intercambio comercial.

Los coordinadores de la migración masiva aprovechan la noche para movilizar a los extranjeros, quienes de acuerdo a lo expresado por el exmilitar, suelen reunirse por decenas en casas ubicadas al cruzar la frontera.