o pensarías en la oprimida República Dominicana como un destino arqueológico de vanguardia. Sin embargo, escondidas debajo de las cabañas de la playa hay probablemente pistas de un misterio precolombino que ha estado desconcertando a los antropólogos durante siglos: ¿quién descubrió realmente el Caribe?

Cuando Colón llegó a La Española en el siglo 15, se encontró con los taínos, un pueblo de habla arahuaca que vino del Delta del Orinoco de la actual Venezuela, emigrando ya en el año 400 aC. Si bien a menudo se asume que los taínos eran los habitantes «originales» del Caribe, particularmente las Antillas Mayores, otros pueblos ya habían estado viviendo allí durante varios miles de años.



Estos primeros habitantes poco conocidos de La Española son conocidos como los pueblos «arcaicos», caracterizados por su uso de herramientas de piedra (y la «Edad de la Cerámica» taína por su creación de cerámica). El término generaliza un grupo diverso de pueblos prehistóricos cuyos idiomas y nombres para sí mismos son desconocidos.

Sin embargo, un descubrimiento reciente realizado por un equipo de arqueólogos italianos y dominicanos en la aislada península de Samaná de la República Dominicana, podría cambiar nuestra comprensión de quiénes eran y de dónde venían.



El Pozito es el mayor descubrimiento arcaico de la República Dominicana en 50 años (Crédito: Francesco Genchi / Universidad Sapienza de Roma)

«El Pozito» es un raro asentamiento perteneciente a estos poco conocidos primeros habitantes de La Española. También es el mayor descubrimiento arcaico de la República Dominicana en medio siglo. Para el ojo inexperto, el sitio, un montículo cubierto de hierba rodeado de exuberante vegetación a 2 km tierra adentro de los cabos y Samaná, podría no parecer nada más que un lugar idílico para un picnic. Pero después de inspeccionar el área y encontrar un manantial natural cerca, el experimentado arqueólogo Alfredo Coppa supo cavar más profundo.

Durante 2.5 semanas en septiembre de 2021, el equipo de Coppa de la Universidad Sapienza de Roma, con investigadores del Museo del Hombre Dominicano de Santo Domingo, peinó un área de 12mx12m de césped virgen intacto por la agricultura. Cavando a solo 20 cm por debajo de la superficie, empujando suavemente la tierra húmeda y de color café en busca de signos de civilizaciones pasadas, encontraron un tesoro de martillos de piedra pulida, morteros y hachas, caracolas y otras herramientas utilizadas por el pueblo arcaico.

Los hallazgos más significativos son las hachas mariposoides o mariposa, que probablemente se utilizaron para talar árboles para hacer canoas y remos; y un pequeño pozo ceremonial (35 cm de diámetro) con 12 morteros de piedra enterrados en su interior, apenas utilizados salvo algunos residuos vegetales, lo que llevó al equipo a creer que estos colonos también eran rituales, una revelación innovadora teniendo en cuenta lo poco que se sabe sobre su forma de vida. Pocos asentamientos arcaicos se han descubierto en todo el Caribe hasta la fecha y este es uno de los más prometedores.

Entérate más:  La Policía: 'Le estamos dando seguimiento a una camioneta Nissan Frontier gris'

Si bien la datación por carbono aún no se ha realizado en El Pozito, Coppa cree que tiene alrededor de 2.000 años de antigüedad (Edad Arcaica Tardía), según los objetos que ha encontrado hasta ahora, pero espera que el asentamiento sea mucho más antiguo que eso. Particularmente porque lo que realmente está buscando encontrar es una necrópolis, con entierros que abarcan siglos, para obtener información genética. Y hay una buena posibilidad de que lo haga, porque ningún sitio donde vivían los humanos no se ha asociado con una necrópolis.

«Pasé 30 años buscando un sitio arcaico como este», dijo Coppa, quien ha supervisado excavaciones en otros lugares como Omán, Eritrea, Pakistán y Libia, y, por supuesto, en toda la República Dominicana.

El primer y último gran descubrimiento arcaico aquí ocurrió en la década de 1970 en la parte sur de la isla. A lo largo de los años, Coppa encontró hachas de mariposas dispersas por el norte, pero ningún sitio, lo que lo llevó a creer que los pueblos arcaicos vivían en el sur, probablemente provenientes de Cuba, la isla más grande de las Antillas Mayores.

Hasta que encontró a El Pozito.

El Pozito está escondido al final de la península de Samaná, una franja verde de tierra de 30 millas en el noreste del país que se adentra en el Océano Atlántico. Un paraíso de ecoturismo, la tierra es selva tropical y dramática, formada por la Sierra de Samaná, una extensión de la Cordillera Septentrional, la cordillera más grande del Caribe, que corre a lo largo de la costa norte, proporcionando refugios naturales a lo largo de varias playas remotas. Coppa teoriza que estas personas arcaicas pueden haber llegado a Samaná desde Puerto Rico, la isla cercana más cercana a unas 200 millas náuticas al este, aunque dice que se necesita más investigación.

Pero las preguntas más importantes son: ¿De qué continente vinieron? ¿Con quién están relacionados? ¿Cómo interactuaron y comerciaron con los demás? ¿Y qué les pasó?

Según el autor de Sapiens, Yuval Noah Harari, la primera sociedad marinera puede haberse desarrollado en el archipiélago de Indonesia hace 45.000 años. El homo sapiens tardaría otros 39.000 años más o menos en descubrir el Caribe, la última región de las Américas en ser colonizada por humanos y la primera en ser colonizada por los europeos.

Si bien hace 6.000 años es relativamente reciente para los arqueólogos, la evidencia es escasa porque casi nada orgánico sobrevive a los trópicos. El clima húmedo, el suelo volcánico y el aumento del nivel del mar, sin mencionar la agricultura, el desarrollo, el saqueo y la indiferencia, se descomponen y se tragan huesos, asentamientos y objetos, lo que representa un desafío para la arqueología caribeña. Pero eso es precisamente lo que hace que el campo, y este descubrimiento, sean emocionantes.

Un hallazgo innovador fue un pequeño pozo ritual con 12 morteros de piedra pulida enterrados en su interior (Crédito: Francesco Genchi / Universidad Sapienza de Roma)

«Son los verdaderos descubridores del Caribe, pero han recibido la menor atención de los arqueólogos», dijo el Dr. Reniel Rodríguez-Ramos, profesor de arqueología en la Universidad de Puerto Rico en Utuado. Rodríguez-Ramos ha escrito sobre cómo los diarios de viaje europeos en la época de Colón engañaron a los arqueólogos, que durante mucho tiempo los consideraron como nómadas «pescadores-cazadores-recolectores» que vivían en cuevas junto a la costa.

Entérate más:  Abinader: "Apagones tienen cansado a todo el mundo hace años"

Durante siglos, los textos de viajeros españoles e italianos, como Bartolomé de las Casas, un misionero de Sevilla que se convirtió en fraile dominico, fueron la única «evidencia» que los arqueólogos tenían sobre estos pueblos no taínos, a menudo descritos en términos poco sofisticados.

Pero los descubrimientos recientes en todo el Caribe, desde las implicaciones de culto de los 12 morteros encontrados en El Pozito, hasta la búsqueda de refugios y pesas que probablemente se usaron para sostener las redes de pesca en Puerto Rico, muestran que estos primeros colonos eran más hábiles de lo que los arqueólogos pensaban históricamente. Practicaban la agricultura y el tejido de cestas, y eran más sedentarios que los sobrevivientes.

Además, el archipiélago caribeño no es visible desde tierra (aparte de la isla de Trinidad, que se puede ver desde Venezuela), ni nunca formó parte de ningún continente. Esto significa que estos primeros colonos se arriesgaron cuando se aventuraron en el Mar Caribe, lo que era inusual en ese entonces, dicen los arqueólogos.

«Estas personas tenían que ser exploradores», dijo Rodríguez-Ramos en respuesta a por qué serían tan atrevidos. «No había una gran presión demográfica en ese entonces. No hay necesidad de saltar a una canoa y arriesgar sus vidas para venir aquí. Eso es lo que hacen los navegantes. Estos son gente del mar. Son como escaladores. Hacen cosas porque es parte de su idiosincrasia».

Las hachas de mariposa probablemente se usaron para talar árboles para hacer canoas y remos (Crédito: Francesco Genchi / Universidad Sapienza de Roma)

Él teoriza que vinieron de todas las Américas, y que las islas eran un centro para el comercio y el intercambio cultural; una Ruta de la Seda marítima.

Además, aunque durante mucho tiempo se asumió que los arcaicos eran antepasados o se mezclaron con los taínos, el análisis de ADN ahora nos dice que los primeros colonos eran genéticamente distintos, a pesar de la evidencia de que los dos grupos coexistieron durante siglos.

Entérate más:  La mataron de un disparo en el pecho en su mismo negocio

Esto sorprendió a los expertos. «Cuando dos grupos se encuentran, generalmente se encuentra mezcla. Está casi completamente ausente del Caribe y nos preguntamos por qué es así», dijo la doctora Kathrin Nägele, una arqueogenetista especializada en el Caribe del Instituto Max Planck, quien fue pionera en un estudio sobre genómica caribeña antigua publicado en Science en 2020.

Esta ausencia, sin embargo, podría deberse a la falta de muestras.

El estudio fue la primera vez que los genomas humanos antiguos del Caribe se secuenciaron con éxito, gracias a un gran avance en la recuperación de ADN. (Esto llevó a estudios posteriores de la Universidad de Harvard y otros laboratorios más pequeños). Si bien hasta ahora se han analizado cientos de esqueletos taínos, solo se han secuenciado 55 genomas de la Edad Arcaica: 52 de Cuba y tres de la República Dominicana.

Es por eso que Coppa espera encontrar una necrópolis en El Pozito, donde pueda obtener el hueso de una pulgada de largo que están buscando, el hueso petroso del cráneo, que protege el oído interno, que es la mejor fuente de ADN preservado. Puede explicar con quién estaban relacionados los pueblos arcaicos y qué les sucedió; si se mezclaban con grupos de edad cerámica, los europeos, se extinguían o desaparecían.

«Cada nuevo genoma que estudiamos tiene el potencial de cambiar lo que pensábamos que sabíamos», dijo la doctora Kendra Sirak, investigadora de la Escuela de Medicina de Harvard, que trabaja con Coppa en la secuenciación de genomas antiguos.

Para los viajeros interesados en profundizar más, el lugar para comenzar es el Museo del Hombre Dominicano en Santo Domingo, cuando reabre. El impresionante museo antropológico brutalista de cuatro pisos ha estado siendo renovado desde 2017, aunque Glenis Tavarez, un arqueólogo forense que ha estado con el museo durante 38 años, espera que reabra para su 50 aniversario en 2023. Cuando lo haga, contará con artefactos de El Pozito.

Por ahora, lo mejor es dirigirse a Samaná. Si bien el sitio aún no está abierto al público (la excavación continuará en julio y los viajeros interesados pueden preguntar sobre la unión), cerca del Cabo Samaná, a una caminata de dos horas desde el tranquilo pueblo pesquero de Las Galeras a través de la selva, se encuentra un imponente acantilado de piedra caliza de 90 m de altura que recorre 3,5 km a lo largo de una playa llamada Playa Frontón. La playa de arena blanca, junto con su vecina Playa Madama, es accesible solo a pie, en bote o a caballo. Coppa sugiere estas playas como buenos lugares para que los viajeros interesados exploren, ya que ambas están llenas de sitios precolombinos accesibles, incluidas cuevas y petroglifos, que inspeccionó antes de encontrar El Pozito.

Mientras busca sombra debajo de la roca desgastada por el mar o dentro de una cueva, puede ver a los buceadores o kayakistas remando en las relucientes aguas turquesas, y recordar a las personas intrépidas que vinieron aquí primero. / Por Erin Levi