Al menos 233 personas murieron entre 2019 y 2021 en hospitales de Venezuela debido a las fallas eléctricas que constantemente se registran en el país, reveló este miércoles un estudio.

«Para el año 2019, el total de fallecidos atribuibles a los cortes de energía en Venezuela fue de 17 personas. Para 2020, fue de 75 y para el cierre de 2021 fue de 141», reveló la Encuesta Nacional de Hospitales (EHN), que cuenta con el aval de la Academia Nacional de Medicina, así como de sectores de oposición.



La encuesta, en la que participan médicos de los principales hospitales del país, fue creada en 2014 para denunciar las deficiencias en el sistema público de salud, ahogado en escasez de medicinas e insumos, cortes de agua y luz, y una precaria infraestructura.

Los responsables de la encuesta, agrupados en la ONG Médicos por la Salud, comenzaron a medir las muertes que pudieran ser atribuibles a los cortes de luz tras el masivo apagón de 2019, que se extendió por cuatro días.



Entérate más:  EEUU dijo que evalúa "cómo incorporar" a pueblos de Cuba, Nicaragua y Venezuela en cumbre

El informe explica que hubo «pacientes que fallecieron porque necesitaban ventilación mecánica o tenían que entrar a quirófano de emergencia y no pudieron trasladarlos dentro del hospital porque no había ascensor para hacerlo».

Detalla también que el aumento de las muertes en 2021 podría estar relacionado con la pandemia por covid-19. «Siendo esta una enfermedad con afectación respiratoria, los pacientes que presentaban cuadros más graves necesitaban ventilación mecánica constante y por muchos días. La fluctuación de energía evidentemente tiene consecuencias en estos casos».

Venezuela vive desde hace más de una década constantes cortes de energía eléctrica, que el gobierno del presidente Nicolás Maduro atribuye normalmente a sabotajes y «actos terroristas», así como a las sanciones internacionales que buscaron sin éxito su salida del poder.

Sin embargo, expertos coinciden en que tanto la crisis eléctrica como la hospitalaria responde a años de desinversión.