Los precios del petróleo volvieron a dispararse el miércoles en un mercado que duda en una resolución inminente en Ucrania y está inquieto por la insuficiente oferta mundial.

El barril de Brent para mayo ganó 2,92% y cerró en 113,45 dólares en Londres mientras que en el mercado de Nueva York el WTI, también en contratos a mayo, aumentó 3,43% a 107,82 dólares.



«El petróleo salió de su debilidad cuando parecieron prematuras las noticias de progresos significativos en las conversaciones sobre un alto al fueron», explicó Bart Melek, de TD Securities.

«Nuevamente el mercado es presa de la realidad», apuntó Robert Yawger de firma Mizuho Securities. «No habrá un plan de paz ruso en un cuarto de hora de modo, que las sanciones no serán levantadas rápidamente», añadió.



Los operadores tienen más que nunca en su cabeza que el petróleo ruso no es atrayente pese a la ausencia de sanciones que lo afecten directamente.

Entérate más:  Los neumáticos sin aire, una lenta revolución en marcha

Según Yawger, las exportaciones rusa mermaron en casi 1,5 millones de barriles por día y los productos destilados bajaron a un ritmo de un millón de barriles por día.

El gabinete Rystad Energy estima que las refinadoras operan actualmente en un 13% de su capacidad disponible. Eso es consecuencia de factores como la decisión de la varios gobiernos, empresarios, transportistas o aseguradoras de reducir, y hasta suspender, sus relaciones comerciales con los productores rusos.