El contrato que generó las recientes quejas del pre­sidente Luis Abinader so­bre el “incumplimiento” por parte de la farmacéuti­ca Astrazeneca, en la com­pra de vacunas contra el Covid-19, contiene cláu­sulas que, al aceptarlas el gobierno en 2020, ahora le atan de manos para tener éxito en un arbitraje inter­nacional.



Y no solo el Gobierno do­minicano, ya que el contra­to de 40 millones de dólares fue aprobado por el Con­greso Nacional sin ningún tipo de oposición por parte de los legisladores.

Específicamente, la cláu­sula en cuestión que no le permitiría al gobierno re­clamar los aparentes in­cumplimientos de la far­macéutica sería la 14 sobre “Limitación de Responsa­bilidad por Reclamaciones Distintas de Indemnización de Terceros; Exención de Garantías”.



Informa el Listín Diario que Dentro de la cláusula, en el apartado (14.1), estipula de manera clara que el país renuncia al derecho de re­clamarle a la compañía por retrasos en la entrega de las dosis y otras cuestiones so­bre la vacuna.

Entérate más:  Rusia está estudiando el plan de paz propuesto por Italia

“El comprador (Repúbli­ca Dominicana) renuncia a y libera cualquier reclama­ción en contra de AstraZe­neca que surja de o tenga relación con… retrasos a la entrega de la vacuna con­forme al contrato”, dice el acuerdo.