Autoridades del estado mexicano de Guerrero (sur) localizaron este jueves un vehículo con restos mutilados de seis personas, un nuevo hallazgo macabro presuntamente ligado a guerras entre narcotraficantes.

El automóvil fue encontrado al amanecer en la comunidad de Chilapa, una de las más golpeadas por la violencia criminal en Guerrero, informó la Fiscalía estatal. Medios locales señalaron que las cabezas fueron colocadas en el techo del carro.



«Se reportaron restos humanos en bolsas de plástico negras y transparentes en el interior de un vehículo», indicó el organismo en un comunicado, en el que anunció la apertura de una investigación «por el delito de homicidio calificado en agravio de seis personas».

Imágenes del auto, distorsionadas intencionalmente, fueron difundidas por medios locales que aseguran que en estas se ven las cabezas de las víctimas.



Los restos «fueron trasladados por personal del servicio médico forense», añade el texto.

En medio de la violencia ligada al narcotráfico, en México se han multiplicado en los últimos años los hallazgos de cuerpos mutilados que son dejados en sitios públicos.

Entérate más:  Antonio Marte dice el gobierno ha sido irresponsable con la migración haitiana

En Guerrero, en 2006, se registraron algunos de los primeros casos, como el hallazgo de dos cabezas frente a una oficina gubernamental en el balneario de Acapulco, y una más en las escalinatas de la alcaldía.

Mientras, en noviembre pasado, en el municipio de Fresnillo (Zacatecas, norte) fueron localizados seis cadáveres colgados, mientras que en enero criminales abandonaron un vehículo con 10 cadáveres frente a la sede del gobierno estatal.

El 6 de junio de 2021, durante las elecciones legislativas, dos cabezas y otros restos humanos fueron abandonados en un puesto de votación de la fronteriza Tijuana (noroeste).

Entre otros casos recientes se cuenta el hallazgo de tres cráneos en una calle turística de Tecolutla (Veracruz, este), en 2018.

Ese mismo año, también en Veracruz, la policía localizó un taxi abandonado en el que había cinco cabezas.

Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno federal lanzó un polémico operativo militar antidrogas, en México se han registrado más de 340.000 muertes violentas, según las autoridades, que atribuyen la mayoría de los asesinatos al crimen organizado.