Francia registró en la madrugada del lunes su noche más fría para un mes de abril desde 1947 con importantes episodios de heladas, que hacen resurgir el miedo de pérdidas económicas en las regiones frutícolas como hace un año.

Según el centro de meteorología Météo France, se registraron récords para un mes de abril, a inicios de la primavera boreal, en varios puntos: en Mourmelon (norte); -9,3 grados, Châteauroux (centro), -5,6 grados; Vannes (oeste), -3,2 grados.



«En cuanto salga el sol, las temperaturas volverán a subir y deberían ser positivas (…) alrededor de las 10 de la mañana», declaró a la AFP Patrick Galois, de Météo France, indicando que las heladas afectaron al 90% del país.

El principal sindicato agrícola, la FNSEA, indicó que «muchos arboricultores se vieron afectados». «Necesitaremos la ayuda» del Estado, subrayó su presidenta Christiane Lambert, aunque precisó que hay que esperar el deshielo para valorar los daños.



Entérate más:  Japón protesta por paso de aviones militares rusos y chinos cerca de su territorio

El año pasado, un episodio excepcional de heladas en abril ya afectó a los agricultores franceses y provocó la pérdida de gran parte de la cosecha de melocotones, albaricoques, cerezas y peras, así como de la producción de vino.

El primer ministro, Jean Castex, ya anunció un «fondo de emergencia» para las zonas más afectadas que, según la FNSEA, se situarían en la mitad septentrional de Francia. El valle del Ródano y las zonas del Mediterráneo se habrían librado.

Los daños causados en los viñedos de Borgoña (este) por las heladas primaverales parecen ser «limitados», aseguraron el lunes a la AFP varios viticultores. En 2021, las heladas ya diezmaron la producción, reduciéndola a la mitad.

Aunque en un primer momento advirtió de posibles cortes de electricidad, la empresa explotadora de la red RTE descartó este lunes ese escenario, ya que finalmente el consumo fue menor que lo previsto.

El sistema eléctrico en Francia está bajo presión desde el invierno boreal por la suspensión de la actividad de varios reactores nucleares –27 de los 56, actualmente– por labores de mantenimiento o controles por problemas de corrosión.