(EFE).- Agentes de la Guardia Civil registran desde primera hora de este lunes el yate de lujo «Tango», amarrado en el Real Club Náutico de Palma, y propiedad de un magnate ruso.

Esta operación que según apreció Efe, que al menos dura ya unas cuatro horas, se suma a la retención desde mediados de marzo en Port Adriano (en Calvià) del yate «Lady Anastasia», cuya propiedad se atribuye al fabricante de armas ruso Alexander Mijeev, derivada de las sanciones contra Rusia y Bielorrusia, aprobadas por la Unión Europea.



Proporcionado por Agencia EFE

El barco fue retenido de forma temporal, para comprobar si es propiedad o está bajo el control de una persona o entidad incluida en la lista europea de sanciones por la invasión rusa de Ucrania, en cuyo caso de inmoviliza de forma definitiva.

Caso del yate “Flying Fox” actualizado: 

El dueño del lujoso yate “Flying Fox”, Dmitry Kamenshchik, fue arrestado por las autoridades rusas en 2016 durante investigaciones vinculadas a una explosión ocurrida en el aeropuerto que dirige en Moscú.



Entérate más:  Medios internacionales dicen Fiscal dominicano busca mantener canadienses en la cárcel

Tras el hecho ocurrido originalmente en enero de 2011, el entonces primer ministro ruso Vladimir Putin (2008-2012), dijo a la prensa que el crimen en el aeropuerto Domodedovo, presidido por Kamenshchik, era “abominable” y prometió venganza por la pérdida de las 37 personas que fallecieron durante el ataque terrorista, según informó la agencia Reuters.

Cinco años después, el gobierno informó el arresto domiciliario del magnate ruso Dmitry Kamenshchik quien “enfrentaba cargos por prestar servicios que no cumplieron con los requisitos de seguridad y provocaron la muerte de varias personas”.

De acuerdo con la BBC, el arresto se produjo “en el contexto de los intentos de larga data del Estado de adquirir una participación en Domodedovo (Aeropuerto)”, según informó el 19 de febrero de 2016 el reportero Oleg Boldyrev de la BBC desde Moscú, quien también declaró que Kamenshchik rechazaba la venta.

Sin embargo, Kamenshchik se desvinculó de los cargos y dijo que el caso criminal no tenía que ver con conflictos con el gobierno ruso. “No tengo miedo porque sé que tengo la verdad”, dijo en ese entonces a periodistas, de acuerdo con agencias internacionales.

Entérate más:  España: Proponen otorgar licencia menstrual remunerada a trabajadoras

De acuerdo con el Portavoz del comité de Investigación de Rusia de la época, el fenecido Vladimir Markin, Kamenshchik habría introducido un nuevo sistema de inspección en el aeropuerto, lo que hizo que fuera más vulnerable a ataques.

Luego el crimen se lo atribuyeron rebeldes chechenos, quienes se inmolaron en el área de llegadas internacionales.

El 1 de julio de 2016, casi cinco meses luego de su arresto domiciliario, una corte de Moscú ordenó la libertad de Kamenshchik.